viernes, 10 de agosto de 2012

No entendí nada

Salí de mi casa, y en el umbral del kiosko de al lado había un señor sentado, con las muletas apoyadas en la pared. Sus piernas eran muy pequeñas y él bastante andrajoso. Doblé en la esquina y me sentí mal de haber esquivado su mirada. No tenía monedas, pero si un mini Nugaton en el bolsillo. Amagué un poco sobre mis pasos indecisos, hasta que, tratando de vencer mis miedos, volví para entregarle el chocolate.
Cuando estoy casi al lado de él, veo que tiene un celular en la mano y llegaban dos jipis (jipis de zona norte) que le decían "Vos nos estabas llamando?". Me quedé parada como una momia. Los miré. Me miraron. Me volví a ir.

1 comentario:

  1. Seguro viven re bien: http://www.youtube.com/watch?v=VD0ZAYSkYEI

    ResponderEliminar

Largue todo eso que tiene para decir!!