jueves, 16 de febrero de 2012

Receta de supervivencia

Hierva en un caldero toda su diarrea. Hágalo a fuego lento, es un proceso minucioso si se quiere llegar a los resultados óptimos.
Va a largar, obviamente, el peor olor a desecho humano que haya concebido jamás. No es que estemos hirviendo cebolla, sino su propia mierda.
Para evitarlo de la mejor manera, llévese a la nariz un jabón de glicerina, hecho de la grasa de sus seres queridos, vivos (esta parte es muy importante, si son seres queridos muertos, el efecto es contraproducente).
Una vez que el agua se haya consumido, sólo quedará la caca quemada y dura abajo. Raspe con una espátula descartable, y a la basura, camarada!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Largue todo eso que tiene para decir!!