jueves, 23 de junio de 2011

Revancha

En mi antiguo trabajo están instalando un nuevo sistema: El consultador Mediterráneo, del cual, en nuestro país hay solo 3 personas que lo manejan a la perfección.
Estoy en la que era mi posición, explicándoles a Lola y a Yiya cómo se usa.
Ahora, en la empresa, está permitido durante el descanso, el acceso a la pileta. No sin antes, hacerse el chequeo con la balanza…

-Ciento veinte kilos!?
Alguien me cuenta que la balanza funciona mal y que el chequeo es burocrático. Ingreso al agua cristalina, y hay dos adolescentes besándose. Llega El Virgazo con el short encarpado ante la escena lésbica, se mete al agua tibia y opaca la transparencia con un guascazo. Se va avergonzado pidiendo por su mamita.
Me llama mi ex – jefa haciéndose la graciosa para generar empatía conmigo. La miro con cara de orto e ironía:
-No te olvides de nuestro arreglo por el día de trabajo.

lunes, 20 de junio de 2011

Desacato

Con un delantal celeste, que en el bolsillo superior lleva bordado mi nombre, baldeo los bichos muertos del piso del hospital. Mi mamá desde el pasillo, me prohíbe que lo haga. Enojada, grito:
-Su pedido es inconcebible! Esto es una mugre!!

viernes, 17 de junio de 2011

Cumple y medio apenas hay...

Una vía sin señalizar, y sobre ella, un túnel. Al costado del terraplén que da lugar a ese túnel, hay un bar. El lugar está aislado de la ciudad. Es más, no hay otros negocios, ni casas, ni caminos en muchos kilómetros a la redonda. Pero estoy acá, festejando mi cumpleaños. Desde un lado de la vía, nacen dos hileras de mesas y sillas plegables de madera, llenas de amigos, tomando unas birras en mi honor, charlando y riendo. Mi madre, canosa, me acompaña mientras los saludo, uno por uno. Al final de la distribución, un montón de palomas me estorban el camino.


-Palomas de mierda!!!- protesto.
Mi vieja y yo las pateamos y volvemos a la primer mesa, que es la nuestra. Desde ahí veo que, al otro lado de la vía hay solo una mesa, en la que está sentado Wainraich con su esposa. Me exalto de la alegría y voy hacia ellos.


-Seba! Dalia! Qué lindo que hayan venido a mi cumpleaños! Y Juli?
-Eh… De qué son las empanadas?- Pregunta Seba.
-De pollo- contesto.


Me miran extrañados porque, obviamente, no me conocen. Y simplemente pido disculpas, avergonzada de haber pensado que estaban ahí por mi, y vuelvo a mi mesa, cagándome de risa de mi misma.

viernes, 3 de junio de 2011

Dios salve a mi hermana

Con Emma en brazos, camina Fer al lado mío. Vamos por Alsina hacia el puente Pompeya, porque pensamos llegar a mi casa a pie. En las últimas cuadras antes de cruzar el Riachuelo, hay una feria, atendida por monjas. Cuando queremos salir, nos detienen unos curas armados.
- No pueden pasar con la criatura.
En ese momento nos cae la ficha. Se arma un revuelo y Fer escapa con mi sobrina. Tiros y gritos. Solo unos minutos. Corro hacia el Uriburu. La pendiente es muy empinada. María Paz y Daniela vienen bajando...
- Y Fer? Dónde está?
- En el nicho! Andá que Fabi está re mal.
Sigo subiendo y lo encuentro a mi cuñado, cabizbajo.
- Corrió mucho pero las balas la alcanzaron...
- No te preocupes, cuña. Voy a estar para lo que necesites.
Estoy deshecha pero el llanto no me sale.
- Tengo que poder solo. Que todos sepan que puedo solo.
Miro al cielo y grito de dolor, pero no me brotan lágrimas.