lunes, 2 de mayo de 2011

El corazón anudado

La casa de Marilú tiene una puerta muy vieja en el frente, de esas altas. Las rejas son verdes.
Jugamos en el pasillo con el postigo abierto para que entre el sol. Mamá y papá pasan por delante mío, vestidos de negro. Mamá tiene un sombrero y un tul sobre la cara.
- A dónde van? Quiero ir! - en las manos llevan un féretro tamaño infantil y me doy cuenta de lo peor.
Fría y seriamente, mi madre me contesta:
- Se murió Fernanda. No podés venir. Mejor quedate jugando con Mari.

2 comentarios:

  1. El tema es saber quien es Fernanda?

    Besotes linda.

    ResponderEliminar
  2. Dicen (no se quienes) que soñar la muerte de alguien es estirarle la vida.

    ResponderEliminar

Largue todo eso que tiene para decir!!