martes, 15 de febrero de 2011

Suficiente

Fornicaban como si fuera el día del juicio final. Ella abajo, se dejaba someter. Él se balanceaba despacito para hacerla desear. Ella pedía que no le tuviera piedad, y él... siempre fué muy dócil.
Un movimento marcial invierte posiciones: el hombre se entrega a su contoneo gatuno; sin embargo, siempre está vibrando, incondicional.
Cuando la habitación se inunda de sudor y los vidrios ya están opacos de aliento, caen exaustos, jadeantes.
Fatigoso declara:
- Me esforcé...
Ella estira su lengua satisfecha y lame las gotas de su cara.
- Fué suficiente.

8 comentarios:

  1. Me calenté!!!! Para mi también fue suficiente...

    ResponderEliminar
  2. no me gustan las palabras de validaciones.
    me gusta revolear el mono.

    ResponderEliminar
  3. Calma, clama, calma.

    (No me hace bien leer estas cosas.)

    ResponderEliminar
  4. Puerquita...

    A vos te gusta revolear la chancleta, Descas...

    Hugo, dijiste "Calma, CLAMA, calma". Fué a propósito?

    ResponderEliminar
  5. Ja, no, la verdad que no fue a propósito... pero quedó.

    ResponderEliminar

Largue todo eso que tiene para decir!!