viernes, 31 de diciembre de 2010

lunes, 27 de diciembre de 2010

Con M de MUY

Conozco a una gran mujer y no es mujer. Una mujer que no es travesti. Pero no es mujer. Este asunto muy lejos está de hablar de sexo.

Ella, antes de serlo, es hija y es madre. Y también abuela. Es hermana y prima. Esposa. Ama y mascota. Amiga, vecina, conocida. Antes es cocinera, mucama, anfitriona, niñera, psicóloga, enfermera. Plomera, albañila, mecánica. Puta costurera. Artesana e intelectual. Es simpática, divertida, enérgica, talentosa, joven, bella, solidaria. Pero antes de ser mujer.

Cualquiera diría que esas cualidades la hacen una gran mujer. Y es cierto. Lo es.

Sin embargo, si te la cruzaras un miércoles a la tarde, no podrías reconocerla. Es que, a veces se concentra tanto en cumplir con sus preceptos que olvida su identidad.

Porque aunque parezca un círculo vicioso, para ser todo lo anterior, y sin tener en cuenta la anatomía que a cada uno le tocó en suerte, hace falta tener los ovarios bien puestos para darse el valor que merece de sí misma una gran mujer.

viernes, 24 de diciembre de 2010

Espantatiburones...

Yo no tengo una personalidad; yo soy un cocktail, un conglomerado, una
manifestación de personalidades.


En mí, la personalidad es una especie de forunculosis anímica en estado
crónico de erupción; no pasa media hora sin que me nazca una nueva
personalidad.


Desde que estoy conmigo mismo, es tal la aglomeración de las que me rodean,
que mi casa parece el consultorio de una quiromántica de moda. Hay
personalidades en todas partes: en el vestíbulo, en el corredor, en la cocina,
hasta en el W.C.


¡Imposible lograr un momento de tregua, de descanso! ¡Imposible saber cuál
es la verdadera!


Aunque me veo forzado a convivir en la promiscuidad más absoluta con todas
ellas, no me convenzo de que me pertenezcan.


¿Qué clase de contacto pueden tener conmigo – me pregunto – todas estas
personalidades inconfesables, que harían ruborizar a un carnicero? ¿Habré de
permitir que se me identifique, por ejemplo, con este pederasta marchito que no
tuvo ni el coraje de realizarse, o con este cretinoide cuya sonrisa es capaz de
congelar una locomotora?


El hecho de que se hospeden en mi cuerpo es suficiente, sin embargo, para
enfermarse de indignación. Ya que no puedo ignorar su existencia, quisiera
obligarlas a que se oculten en los repliegues más profundos de mi cerebro. Pero
son de una petulancia… de un egoísmo… de una falta de tacto…


Hasta las personalidades más insignificantes se dan unos aires de
trasatlántico. Todas, sin ninguna clase de excepción, se consideran con derecho
a manifestar un desprecio olímpico por las otras, y naturalmente, hay peleas,
conflictos de toda especie, discusiones que no terminan nunca. En vez de
contemporizar, ya que tienen que vivir juntas, ¡pues no señor!, cada una
pretende imponer su voluntad, sin tomar en cuenta las opiniones y los gustos de
las demás. Si alguna tiene una ocurrencia que me hace reír a carcajadas, en el
acto sale cualquier otra proponiéndome un paseíto al cementerio. Ni bien aquella
desea que me acueste con todas las mujeres de la ciudad, ésta se empeña en
demostrarme las ventajas de la abstinencia, y mientras una abusa de la noche y
no me deja dormir hasta la madrugada, la otra me despierta con el amanecer y
exige que me levante junto con las gallinas.

Mi vida resulta así una preñez de posibilidades que no se realizan nunca,
una explosión de fuerzas encontradas que se entrechocan y se destruyen
mutuamente. El hecho de tomar la menor determinación me cuesta un tal cúmulo de
dificultades, antes de cometer el acto más insignificante necesito poner tantas
personalidades de acuerdo, que prefiero renunciar a cualquier cosa y esperar que
se extenúen discutiendo lo que han de hacer con mi persona, para tener, al
menos, la satisfacción de mandarlas a todas juntas a la mierda.

Gracias, Sr. Oliverio por este Espantapájaros.


martes, 21 de diciembre de 2010

Licenciado!

Chaparrón: - Oye, Lucas?
Lucas: - Dígame, Licenciado.
Chaparrón: - Licenciado!
Lucas: - Gracias, muchas gracias!
.
.
AJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA!!!
.
.

lunes, 13 de diciembre de 2010

Garganta con arena

Me dieron ganas de gomitar un poco. Quién no tiene en su blog un post que es cualquier cosa? (Si no tenés blog hacete uno, gil, o bancate éste, JA!). En fin, decía que... Mitosis es... Alguien veía "Sabrina, la bruja adolescente"? Conozco gente que la veía y se hacía la que no la veía porque no quería que la gente sepa que era tan naif de ver ese programa y prefería que todos piensen que era MALA... Lo cortés no quita lo caliente, dicen...

Boooh... Decía: Hoy estuve leyendo el blog de Pable. Y como últimamente publica citas de otros autores y no propias, entré a una etiqueta que decía "Cachorro de escritor" porque extrañaba leer cosas de su autoría porque a veces se hace el humilde pero a mi me parece que escribe muy bien. Y me encontré con bocados muy sabrosos.
Y le aviso a Pable que no le voy a avisar por otro medio sobre este post que lo menciona, porque DETESTO a la gente obsecuente.

Eso me hace acordar que me hace reír mucho el blog de Petardo, pero a veces me voy re caliente. No con él, sino con algunos de los comentaristas. Son TAN lamebotas!!! Puede haber gente tan desesperada por un poco de atención que tenga que decir "Pasate por mi blog :)" (léase también en tono de burla).

Ayer me indigné con dos personas muy cercanas, respecto de una discusión sobre el parque Indoamericano. "Hay que matarlos a todos esos negros bolitas"????
Un dicho popular dice que la familia no se elige. Ay pero que frase más inteligente!!! Eso ya lo sé! Mejor diganmé cómo mierda se sobrelleva!!!!
Tenía tanta impotencia que decidí desviar la conversación y le leí a mi viejo algunos de mis escritos (pensé que quizás alguno le gustara y sentiría un toque - un toque nomás - orgulloso). Su respuesta fué una pregunta. Clara y concisa: "Vos te drogás?".
WTF???

Otra: voy al subte y veo esta publicidad con la cara del empresario chocolatero hecha comic!!!
Totalmente insalubre!!! A qué target quieren llegar con ésto??
Y de esta forma puedo explicarlo todo: Cómo NO me voy a drogar???

Tengo otras fotos para publicarle al Tío Mauri, pero son dignas de un post propio.

Y también quisiera explayarme respecto de las fiestas de fin de año... Quién carajo-mierrrrda las inventó?? Lo único que logran es que la gente se pelee, que uno no tenga tiempo de nada, que los planes no concuerden porque mi amiga Yanina se casa, viene el comegatos y la tucumana-madre, Leo hace una expo de arte, mi vieja me invita a una fiesta, extraño a Peta y a Erika y quiero visitarlos en su casa compartida, necesito pasar por lo de mi abuela, comprar los materiales para el curso de corte y confección que voy a hacer con Gobis, y todo eso sin dejar de lado la casita del Kuis y a su respectivo rey (que vendría a ser Elvis)...
Ya es demasiado difícil vivir como para que encima tenga que discutir con gente porque "Y a dónde pasás Navidad? Ah... Y año nuevo?" o "Nos vemos antes de fin de año, no?" etc etc...
Cuál es la fucking diferencia entre este año y el que viene???
Pongamos que mi existencia se rige por el calendario maya. Yo no te estoy llamando en julio para decirte que se me termina el año y romperte las pelotas con la organización de tu vida!!! Es un caso hipotético igual... Motivos para festejar sobran.

Así que finalmente, dejo la invitación abierta para la exposición de arte del Muerto, donde habrá un cuadro en el que aparezco... Si van, podemos jugar a "A dónde está Wally" pero en vez de Wally, Kiú.


jueves, 9 de diciembre de 2010

Y entonces sonreí mientras los contemplaba

Visto un guardapolvo color caqui, en mi enorme despacho del que alguna vez fué el Hotel de Inmigrantes de Bs. As., y hoy es un colegio pupilo para chicos de bajos recursos.
No tengo memoria de hechos pasados, solo me encuentro sentada en un gran sillón, el brazo apoyado en el escritorio, y la palma sosteniéndome la cabeza que parece colgar del cuello. Por la tristeza... No sé de qué. Es como si mi vida hubiese comenzado en este momento pero no desespero por saber los motivos y me manejo con naturalidad.
La puerta está abierta y escucho a unos párbulos aproximarse. Pateo la mesa para tomar envión y me arrimo a la puerta.
- Alumnos, por favor, pasen un momento -.
Los niños se miran entre ellos, asustados, pero ingresan sin protestar. Uno de ellos toma la voz:
- Qué pasa, Cela? Nos mandamos alguna cagada? -
Los infantes son de todas las edades. Incluso hay un gordito que parece púber.
- La boquita, Monkey! No, no pasa nada -. Cierro la puerta con llave. Son alrededor de diez pibes intrigados. Abro un placard y saco varias cajas de cartón con estampas de aceite Marolio. Murmullos a mis espaldas.
- Shhh!!! No saben guardan silencio?? Y un secreto tampoco? El que cuente algo de lo que va a pasar hoy, será castigado SEVERAMENTE.
Abro la primer caja y finjo cara de asco frente a los objetos que fuí incautando desde principio de año.
- Solamente quiero que se queden a hacerme compañía. Acá hay un montón de juguetes pero no se los pueden llevar. Ey, miren! Hasta hay una PS, me había olvidado.

martes, 7 de diciembre de 2010

"El coronel no tiene quién le escriba" G. García Márquez

Estoy con Leti en el comedor de Casa Fresca, pintándonos las uñas, tomando mate y haciendo cuentas. Suena mi celular:
- Qué pasa que la gorda de mierda no me atiende? -.
- Está acá conmigo... Leti, dice el vaquillón por qué no lo atendés. A ver... ahora te llamo -.
Leti va a su habitación y me convoca. Cuando entro, levanta el colchón del sommier y me señala un artefacto.
- Mirá Bar, lo puse acá para escuchar la alarma y no olvidarme, pero estaba en vibra. Qué boluda... -.
Lo toma y me lo muestra. El objeto es un paraguas sin tela, solo las varillas. Lo abre y posa con él sobre su cabeza poniendo cara de "Felíz Comunión".
- Éste sí era medio choto -.
- "Ahora solo sirve para contar las estrellas" -.

lunes, 6 de diciembre de 2010

Escribir en el aire

Un arco iris.
Burbujas de témpera.
Un avión a chorro.
Rey momo.
Serpentina en aerosol.
Desodorante de ambientes de colores.
Pintura a compresor.
Juego de láser.
Hologramas.

Existirá una sustancia lo suficientemente liviana para que flote, lo suficientemente densa para chocarla, y lo suficientemente voluminosa como para verla, con la cual podamos crear figuras en el espacio tridimensional?