lunes, 30 de agosto de 2010

Quiero (como en una película)

Quiero caminar por al calle desnuda sin que nadie me diga que me cubra, como si fuera lo más normal del mundo. Quiero que todos se desnuden conmigo sin complejos, sin pensar necesariamente en sexo. Quiero que solo se pueda escuchar la música que se proyecta en el cerebro de cada uno y todos bailemos al unísono, como en una película. Quiero que la danza eufórica nos haga crecer las uñas filosas y con ellas abrirnos el esternón. Arrancarnos pedazos de corazón y así irnos todos juntos de esta vida materialista y superficial que nos niega la libertad de flotar entre el do re mi del perfume de las flores.

Llegar a eso en vida debe ser el Nirvana... Flotar...

miércoles, 25 de agosto de 2010

Generalizando...

Encima trabaja conmigo... Llego al laburo y está ahí, en el escritorio de enfrente: no me habla. Apenas un "Buen día" seco, sin emoción. En el resto del día que tengo que compartir con ella, ni me mira.
Y pienso "está bien, es lo que le pedí: que se aleje de mi, porque me hace mal", al menos tiene en cuenta lo que siento. Aunque sea un poquito me quiere.
Pero qué bronca, loco!! Por qué carajo no se levanta con un impulso de pasión y me dice lo que me encantaría escuchar?? Que me extraña, que no puede vivir sin mi y todas las cursilerías existentes???
Porque es obvio: si hace eso, la mando a la mierda.

Cuando terminó con su reflexión, habiéndolo escuchado atentamente, le pregunté a mi amigo: "Estás seguro de que no sos mujer??".

viernes, 20 de agosto de 2010

Truenos internos

Si prefiero callar, pego los labios.
Si no quiero tocar, contraigo los dedos.
Si elijo cegar, cierro los ojos.
Si evito olfatear, bloqueo la nariz.

Pero si no quisiera escuchar, cómo se cierran los oídos?

...

Sin embargo, a veces el trueno no disimula el fragor.

martes, 10 de agosto de 2010

Ramadán

Me despierto acalorada (ellos no). El acolchado pesa mucho. Hago fiaca en la camuchi 10 minutos más (ellos no). Caliento el café con leche mientras me visto (ellos no). Voy al baño, me lavo los dientes, me peino y salgo hacia el trabajo (ellos no). Viajo en colectivo escuchando música (ellos no). Miro por la ventanilla sin pensar en mi alrededor...



Dos bultos con estampa escosesa en el palier. El portero del edificio abre la puerta "Pentágono" y la traba con un tope. Baja un escalón y patea una colilla de cigarro dos escalones más y hasta el cordón de la vereda. Mira hacia el rincón y le habla a unas frazadas sucias:
- Vamos, muchachos, arriba que tengo que manguerear -.
Un señor canoso y barbudo emerge de entre las mantas, elevando sus brazos al cielo interrumpido por el techo que los resguardó, para desperezarse, y contesta en un bostezo:
- Buen día Rodo, y gracias - ahora al compañero - Dale Beto, ya es hora, vamo' a ver que nos toca hoy -.
Se incorporan ya vestidos en andrajos, envuelven sus bártulos con los mismos trapos que los acobijaron y salen a la carga... de otro día más...



Y ya los perdí de vista, pero no de mi atención. Porque ya sé cómo va a seguir mi día, pero el de ellos no.

jueves, 5 de agosto de 2010

Caras

Creo que hay gente que tiene cara común y gente que tiene cara rara.
Hay gente linda con cara común y gente linda con cara rara.
Cuando miro una cara, trato de imaginármela de vieja. Si no logro generar esa imagen en mi mente, sé que, indefectiblemente, se trata de una persona bella. Pero si puedo hacerlo sin esfuerzo no creo que sea fea. Sólo me genera más ganas de dejar de mirarla para empezar a observarla. Aunque ese tipo de gente muchas veces me decepciona en otros aspectos.
La fealdad es otra cosa.

lunes, 2 de agosto de 2010

Anonimous

A quien corresponda:

"Me encantaría saber quien sos, pero me alcanza con que lo sigas leyendo. No sé de qué forma se agradecen los halagos anónimos. Espero seguir complaciéndote! :)"

Espero que ésta sea una manera...