miércoles, 31 de marzo de 2010

Querida Pendejita:

El miércoles fué tu cumpleaños. 15. Qué número de mierda, Vir. Será que cuando cumplí 15 la pasé tan mal... Sé que mamá puede llegar a leer esto, y por ende papá se va a enterar, pero la pasé muy mal y no lo voy a ocultar.

No fué nada de lo que esperaba. Había pedido la fiesta o la plata en efectivo para comprarme ropa. Y no hubo ninguna de las dos cosas. Solo una reunión en casa con la familia y algunos amigos. La tía Pochi y la tía Ali pretendían que me ponga un vestido blanco que era de La Vero y no lo había podido usar... Tenía un souvenier que no tenía nada que ver... No sé. No me acuerdo de nada. También tengo en cuenta que cumplí los 15 en el 2001 y que la economía del momento no ayudaba mucho. Pero hubiese preferido nada. Ahora lo veo un poco menos doloroso que en ese entonces, porque no es más que una ñoñería de mujeres, pero que después te afecta en cosas como ésta...


Vos ya tenés fecha de fiesta. Me siento un poco mal porque por una cosa o la otra no pude colaborarte con nada más que con mi humilde opinión en algunos detalles. Hubiese querido estar más presente, al menos hacer algún aporte de dinero, pero resulta que también soy pobre. Soy un fiasco de hermana mayor. Perdón.


El otro día recibí la invitación de tus (todavía para mi) pequeñas manitos y tuve que hacer fuerza para no llorar. Es que para mi sos tan pequenita aún...
No te llevo tantos años de diferencia, pero sin embargo casi que te crié, te acordás? No creo... Te daba la mamadera, Te hacía dormir (Te acordás que me decías: "Bar, me chupás la oreja?" jajajaja), te cambiaba el pañal (y siempre me peleaba con mamá por eso porque cuando se terminó el óleo calcáreo había que lavarte la "caquita santa" como decía ella, con la mano!)... Fuiste más que un Yoli Bell para Fer y para mi.
Y a medida que vas creciendo, voy reaccionando y reflexionando en lo difícil que debe ser, ser madre. Te observo y te recontra observo y no dejo de asombrarme. Ya te estás convirtiendo muy despacito en un adulto (MUY DESPACITO. ESPERO). Tenés tus propios valores, tus creencias, tus respuestas, tus enojos, tus risas, tus cariños, tus decisiones, tus tetas!!! jajaja

Como hermana mayor siempre siento una responsabilidad tácita con mis hermanas. Con las 2. Si les puedo regalar algo que les falte, ayudarlas, escucharlas, aconsejarlas o lo que esté a mi alcance que al menos les saque una sonrisa. No siempre puedo cumplir y eso me hace mal, me da mucha impotencia.
Tengo que asumir que no soy la madre de nadie.

Te estoy preparando un regalo que considero muy especial y ojalá que a vos también te guste y te signifique tanto como yo lo siento.

No sé, estoy medio pelotuda-sensiblona pero te lo quería decir porque el otro día no te dí mucha bola, excepto por el huevazo en la frentota, y últimamente estoy medio ída, pero no dejo de desear que tu fiesta sea tal y cual como la querés, y tampoco dejo de amarte como siempre o más.

Te mando una lamida de cachete de esas que no te gustan!

Tu hermana mayor.

jueves, 11 de marzo de 2010

El lado oscuro del corazón

Después de un tiempo sin consumirlo, me levanto un día y se me hace necesario. Lo voy a buscar a su sitio... A ver... No, no está acá. Dónde está? No puede ser... Si siempre está ahi, siempre lo preservo en el mismo lugar: en la "cajita felíz".

Me llevo el índice al entrecejo y ahora que lo pienso, los albergues que le doy siempre son diferentes, van cambiando de a momentos, así que quizás sí lo haya protegido en otro lado.
Entonces hago memoria y me aprieto las cienes:

La primera vez que me convidó uno el Negro, hace varios años, lo escondí en el último cajón de la cajonera negra. Todo el tiempo en el último cajón. Hasta que me fuí de casa.
De ahí en adelante, lo empecé a dejar en el laburo. Ni siquiera lo guardaba: o me refugiaba en lo del Muerto o lo usaba en el trabajo.
Después me fuí a vivir con Lola y lo compartí siempre con amigos. Hasta que se gastó, y lo que conseguía era de moooy mala calidad.
Y ahora vivo sola. Sola sola.
Y no me acuerdo dónde lo puse!!! No puede ser!!!

Ya de necesario pasa a indispensable. Tengo mil teléfonos de dealers, pero no quiero llamar a ninguno.
Busco por todos lados: adentro de las cajas, de las alacenas, atrás de la bacha del baño, abajo del colchón, en los portarretratos... Capáz dejé algo en lo de mamá?? No, en lo de mamá no hay nada! Sigo buscando entre las ollas, saco la ropa del armario, arriba de los marcos de las puertas!!!! A dónde estaaaaa!!!!!!!!!!! A dónde mierrrda estaaaaaa!!!!!!!!
Me agarro la cabeza con las dos manos y me tiro de los pelos, buscando que el cuero cabelludo se despegue un poco y le abra paso a las ideas. Tengo que acordarme! O atarle un nudo a Pilato, o rezarle a San Antonio... Pero de qué carajo estoy hablando??
No puede ser que haya perdido el último pedazo que me quedaba...

No voy a llorar. No voy a llorar!!! Lo tengo que encontrar! Muy adentro mío.

jueves, 4 de marzo de 2010

SMS

0113388xxxx: Hola hermosa

No contesto, y a los 5 minutos...

0113388xxxx: Hola reina

K: Quién sos?

0113388xxxx: Un hanmirador tucho hermosa



Pretende que le conteste???

(Nota: Soberbia off)