martes, 7 de diciembre de 2010

"El coronel no tiene quién le escriba" G. García Márquez

Estoy con Leti en el comedor de Casa Fresca, pintándonos las uñas, tomando mate y haciendo cuentas. Suena mi celular:
- Qué pasa que la gorda de mierda no me atiende? -.
- Está acá conmigo... Leti, dice el vaquillón por qué no lo atendés. A ver... ahora te llamo -.
Leti va a su habitación y me convoca. Cuando entro, levanta el colchón del sommier y me señala un artefacto.
- Mirá Bar, lo puse acá para escuchar la alarma y no olvidarme, pero estaba en vibra. Qué boluda... -.
Lo toma y me lo muestra. El objeto es un paraguas sin tela, solo las varillas. Lo abre y posa con él sobre su cabeza poniendo cara de "Felíz Comunión".
- Éste sí era medio choto -.
- "Ahora solo sirve para contar las estrellas" -.

5 comentarios:

  1. En este escrito sí que me dejaste pensando con el chorrito de baba colgando... en algún punto me perdí! jajajajaja!

    Beso

    ResponderEliminar
  2. Jajajajajajajaja jajajajajjaa

    SIMPLEMENTE GENIAL!!!!

    ResponderEliminar
  3. "nos estamos pudriendo vivos"

    Lindo libro, lindas cosas para leer por acá!

    ResponderEliminar
  4. Lindo, pero lo entendi cuando me lo explicaste...
    y de todo el relato me quedo en la cabeza la imagen del paraguas sin tela, solo las varillas :)

    ResponderEliminar
  5. A veces se tiran frases buenisimas sin querer!

    ResponderEliminar

Largue todo eso que tiene para decir!!