viernes, 5 de noviembre de 2010

A él siempre le gustó su pelo negro, pero no fué impedimento que ella, al poco tiempo de casados se empezara a teñir de rubia, por las canas.

Cuando sea vieja quiero tener un marido bien canoso.
Gran cocinero, trabajador, voluntarioso, tranquilo, de buen humor, que le guste el mate amargo bien caliente, cebado de la pava y no del termo.
Limpio, de manos duras, anecdotario, fanático de la radio AM.
Que todavía le guste bailar y salir a caminar mucho.
Que me haga rabiar a propósito solo para divertirse, que me cuide y me recuerde en público que me ama, como mi abuelo lo hace con mi abuela.

17 comentarios:

  1. Qué lindo! antes de terminar de leer sentía que ibas a decir "como mi viejo" estuve cerca.
    Agreguemos un poco de sexo de la tercera edad y ya sería mi hombre favorito (claro que no va a andar diciendo esas cosas de su abuelo o sí... no sé)

    Saludos desde Mundo Aqullante

    ResponderEliminar
  2. Quiero el mismo marido! Tendrá hermanos tu hombre ideal? Besos, hermosa!

    ResponderEliminar
  3. Me hiciste llorar, porque yo conozco esa clase de amor... Y ya no los tengo...

    Te extrañé!!!

    ResponderEliminar
  4. coincido!
    excepto por lo de la radio AM.
    te juro que me saca de quicio y me hace doler la cabeza! jajaja
    Besote kiuu kiu!

    ResponderEliminar
  5. Juraría que había dejado un comentario acá.mmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmm

    ResponderEliminar
  6. Buenas... soy nuevo por acá! Vi una seguidora nueva y me puse a leer: me gustó tu blog!

    Eso si, ya me hiciste sentir un viejo... yo ya soy así!

    Beso

    ResponderEliminar
  7. es muy bueno entender a los viejos, y aprender de ellos.

    ResponderEliminar
  8. tambien puedo mentir y habalr hasta que se enfrie un poco el mate y que en 50 años no lo notes jamas, porque el mate hirviendo no señora.
    nice bloggo.
    h

    ResponderEliminar
  9. Supongo que todos envidiamos a esos abuelos que vemos bajarse del bus de la mano. Envidiamos que tras pasar toda una vida juntos sigan amándose, no como el primer día, sino de forma diferente y valorando lo que realmente son el uno para el otro.

    ResponderEliminar

Largue todo eso que tiene para decir!!