viernes, 29 de octubre de 2010

Mepa que no se entiende nada, no?

Me pasa mucho en este blog, que nunca escribo direccionando el texto a los lectores. No sé, será que no me siento promotora de ninguna causa, será que no me creo líder de nadie, que no tengo autoridad para referirme a alguien como MIS lectores. Quién mierda soy para hacer algo así? (Y no es una crítica para quienes lo hacen, de hecho los envidio un poco).
Y al contrario de lo que pueda imaginarse, los halagos que recibo sobre las cosas que están aquí plasmadas, alimentan dicho sentimiento que no deja de ser una cobardía, un miedo de enfrentarme a algún reproche, a alguna crítica que pueda desmoronarme, en vez de hacerme crecer como literata (que es lo que debería ser).
Hoy me quiero animar a no dibujar sobre un sentimiento, porque además, no encuentro trazos que disimulen este nudo que tengo en la boca del estómago. Y ni idea de por qué está ahí.
Julio en Facebook decía "Qué días más intensos éstos..." y yo pensaba "Y tiene razón!". Y claro, no es para menos.

Ayer fuí al dentista una hora temprano (?). No pudieron atenderme antes porque, obvio, había gente con turnos anteriores. No tenía mucha batería en el celular, así que no podía escuchar música. Y me quedé pensando. Generalmente trato de evitar esos espacios de tiempo muerto, porque a veces pienso boludeses y me pongo mal al pedo, pero en fin...
Me acerqué a un ventanal, que era el contrafrente del edificio y miraba a través de él. Desde ahí podía ver los contrafrentes de otras casa, otros departamentos. Hermosos todos.
Me acordé del censo y de lo cansada que estaba. Por suerte todos me atendieron de muy buen humor. Pero en un barrio de militares, eran obvios los motivos. Un barrio de "gente bien", sin peligro de choreo. Y pensaba en sus respuestas...
Mucha gente viviendo sola...
La mayoría de los departamentos enormes...
Propios...
Todos graduados...

Pasó un pájaro de mierda (odio las aves, y no me importa que ellas puedan volar, yo al menos tengo dientes para mostrar cuando me río, forras!) y me hizo pensar en el barrio en el que me crié, rodeado de fábricas, a una cuadra la placita y "el poli", las veredas anchísimas, el kiosko en la esquina... Ahí viví con mis hermanas, con mis viejos y varios perros, en una casa baja y laaarga. Bien de familia, así la pusieron mi papá y mi mamá con el sudor de sus frentotas. Frentotas que ni terminaron la secundaria.
Ese barrio hoy es bastante más peligroso. Mis viejos hacen zapping con tinelli (no, no me equivoqué, solo me parece que ese tipo no es digno de que su apellido se escriba en mayúscula), y el patio donde jugaba, ahora es una pensión, por causas de fuerza mayor. Económicas puntualmente.

Y miré por ese ventanal y se me cayéron un par de lágrimas de la envidia.
Cuando salí del consultorio me llamaron Peta y Erika. "Te acordás de los Patacones y los Lecop? A dónde estabas en el 2001?" me preguntó Pets. Y Erikona me pidió que en vez de tener miedo, tenga fuerza.
Hoy Pable citó un texto de Bertolt Brecht (que todavía no sé quién es, pero ya lo voy a googlear), que se llama "El peor analfabeto es el analfabeto político" y dice así:
El peor analfabeto es el analfabeto político. No oye, no habla, no participa de
los acontecimientos políticos. No sabe que el costo de la vida, el precio del
poroto, del pan, de la harina, del vestido, del zapato y de los remedios,
dependen de decisiones políticas.
El analfabeto político es tan burro que se enorgullece y ensancha el pecho diciendo que odia la política. No sabe que de su ignorancia política nace la prostituta, el menor abandonado, y el peor de todos los bandidos que es el político corrupto, mequetrefe y lacayo de las empresas nacionales y multinacionales.

La primera persona que entrevisté en el censo me hizo pasar, me dió un vaso de agua y preguntó "Sos Kirchnerista?". Ovbio que no tomé, y le contesté: "No, soy atea".
Ahora, quiero aclarar que no soy Kirchnerista, no milito ningún partido político, es más, no sé nada de política. Cada vez que mi abuelo habla de Alfonsín (ellos son radicales, vió?), mi abuela le dice "Basta Toto, ya lo decía mi abuela que "la política es porca", no se hable más".
O sea que no entiendo un carajo. O no entendía un carajo hasta el miércoles.

Me pone muy triste que se haya ido una persona que le devolvió a la gente, a los jóvenes, las ganas de saber sobre su país, el empuje para hacer algo por nosotros, el ímpetu de lucha común. Estos días me estoy enterando de sus logros y de sus cagadas, pero rescato lo que me parece fundamental para crecer todos y todas.
No voy a darle un cierre contundente a este post. Cada uno sacará sus propias conclusiones.
.
.
.
Gracias Nestor

5 comentarios:

  1. gracias nestitorrrrrrrrr
    furza crishtina

    FUERZA KUIZA!!!!

    ResponderEliminar
  2. K is not dead !!!!!!!!!!!!!!
    no tenemos suerte los arg. con los politicos..la puta madre que injusto lo de Nestitor; que lastima; que perdida enorme !
    que miedo..eso fué lo 1º que sentí..pero no hay que temer hay que hacer,pedir reclamar,hablar,hacerce notar,participar! hacer sentir a mi presi que no está sola y que la necesitamos..por eso mismo fui a la plaza el jue. porque senti la necesidad..porque lo sentí..necesitaba hacerlo y fue muy reconfortante.
    es imposible no emocionarse..que pena enorme.

    ResponderEliminar
  3. Gracias! Por estar conmigo! Te quiero más aún!

    ResponderEliminar
  4. ahora leo que sos K!!! me caes muy bien, sabelo!

    ResponderEliminar

Largue todo eso que tiene para decir!!