martes, 5 de octubre de 2010

Ideal ideal

Vasta tienda árabe.
Exceso de almohadones de razo ocultan el suelo.
Vapor de luz tenue. Algo rojiza.
Yo desnuda.
Bucles de patchouli que se enroscan en los dedos.
Hombre y mujeres. Escuchando cuerdas que resuenan.
Estado de trance. Distención.
Y un dejo de dulzor en los labios...

4 comentarios:

  1. Excelente principio para dejarnos continuar..-.

    ResponderEliminar
  2. Muy bella poesía!
    (siento los hilos de humo en la mano)

    Me hiciste acordar a un comic de Corto Maltés (aventurero marino traficante enamorado de las mujeres equivocadas y de la muerte)
    en el que Corto le gana un partido de ajedrez a una gitana.
    Como premio ella le regala una almohada mágica, en la cual basta apoyar la cabeza y elegir lo que se desea soñar,
    para que la almohada con sus propiedades conceda este deseo, dando a su dueño ese fantastico poder!

    ResponderEliminar

Largue todo eso que tiene para decir!!