lunes, 13 de septiembre de 2010

La Flor de la Canela

Hace un tiempo estaba yendo a lo de mi mamá en el 128. Como siempre, iba escuchando música de mi celular. En eso sube un señor con una guitarra. Al toque pensé "Este viejo vago viene a tocar la guitarra por chirolas en vez de ir a laburar... Ni a palos le doy ni 10 centavos...".
Pero me quedé observándolo muuuuy detenidamente porque hacía un tiempo que me había comprado mi guitarra y no venía practicando mucho, verdaderamente la extrañaba.
Mientras el señor tocaba yo le miraba el soporte de la guitarra que nunca lo había visto y particularmente los dedos, tratando de recordar en qué traste los ponía para imitarlo más tarde con mi Cuasi (Cuasimoda es mi guitarra, le puse así porque la compré muy rotita pero ya está siendo arreglada).
El tema es que, más allá de la bronca infundada hacia el susodicho, me pareció de muy mal gusto no escucharlo, así que apagué mi música pero no me saqué los auriculares.
Tocó una canción que se llama "La Flor de la Canela" y dice así:

Déjame que te cuente, limeña
Déjame que te diga la gloria
Del ensueño que evoca la memoria
Del viejo puente, del río y la alameda
Déjame que te cuente, limeña
Ahora que aún perfuma el recuerdo
Ahora que aún mece en su sueño
El viejo puente del río y la alameda
Jazmines en el pelo y rosas en la cara
Airosa caminaba la flor de la canela
Derramaba lisura y a su paso dejaba
Aroma de mixtura que en el pecho llevaba
Del puente a la alameda
Mundo pie la lleva
Por la vereda que se estremece
Al ritmo de sus caderas
Recogía la risa de la brisa del río
Y al viento la lanzaba
Del puente a la alameda
Déjame que te cuente, limeña
Ay!
Deja que te diga morena mi pensamiento
A ver si así despiertas del sueño
Del sueño que entretiene, morena,
Tus sentimientos
Aspiras de la lisura
Que da la flor de canela
Adornada con jazmines
Matizando tu hermosura
Alfombras de nuevo el puente
Y engalanas la alameda
El río acompasara tu paso por la vereda
Jazmines en el pelo
Del puente a la alameda

Cuando terminó de tocar dijo unas palabras, (por lo que me saqué los auriculares para escucharlo bien) y contó una anécdota:

"Ayer me crucé con un linyera. Un pibe de unos 25 años. Estaba tirado en la calle pidiendo monedas y humildemente lo aconsejé que hiciera algo de su vida, que cualquier cosa es más productivo que estar ahí tirado haciendo nada. Saben qué me dijo? Me dijo que me meta en mis cosas. Y tuvo razón. Acá estoy, metiendome en lo mío".
Y después tocó otra canción que no supe cuál era, porque no presté atención. Me quedé pensando en lo mierda que fuí en prejuzgarlo al guitarrero por hacer lo suyo, lo que le gusta, lo que lo hace feliz. Porque tranquilamente el tipo podría haber sido un universitario graduado o un plomero gasista matriculado o un carpintero de oficio que laburó toda su vida para mantener a su familia y hoy, ya jubilado prefiere darse menos lujos pero poder desempeñarse en "lo suyo" en vez de manguear a cambio de una tarjetita cursi.

Cuando terminó de tocar la segunda canción, pasó la gorra saludando a la gente y acariciando en la cabeza a los pocos nenes que viajaban.
Al acercarse a mi, le extendí mi mano con las monedas con las que pensaba tomarme el mismo bondi de regreso. Ahí me dijo algo que me dejó con los ojos vidriosos: "Gracias por sacarte los auriculares".

No es fácil entrar en la industria de la música. El hombre quizás no tenía ninguna canción propia. O nunca había tocado en una banda. Su estilo no es de los que "venden". Tal vez jamás llegue a tocar para más de 20 personas que viajan en un colectivo pedorro que va a Lanús...
Pero su voz era tan nítida, tenía tanta dedicación su punteo, la expresión de su cara era de pasión... Me convenció de que, para él, valió más que lo escuchara y lo aplaudiera que las monedas que yo quería negarle en un principio.

...

Hace poco lo crucé caminando por Rivadavia y Quintino. Por la misma vereda, pero en dirección contraria. Lo reconocí por el soporte de la guitarra y el saco gris. Seguro él ni me registró y yo llegué a la esquina siguiente, arrepentida de haberme aguantado las ganas de pedirle que tocara otra vez "La Flor de la Canela" a cambio de un abrazo.
---

16 comentarios:

  1. Srta Kiú: Estos son los post que me gustan a mí.

    Simples, sensibles y profundos.

    Que no comente seguido no significa que no te lea.

    Besos simples.

    Pable

    ResponderEliminar
  2. Es muy raro enternecerme, pero lo lograste!
    Muy lindo, Kiú.

    Besos simples (me copié de el de arriba jaja)

    ResponderEliminar
  3. Hermoso Kiu, hermosísimo!!!

    Viajé con vos en ese bondi, lo vi al tipo con su guitarrita, escuché la poesía de su canto... una belleza! Gracias!

    Abrazo!

    ResponderEliminar
  4. No me logro explicar la certeza que siento, cuando pienso que no hay forma de que haya sido casual tu anécdota.
    Me hace ver al señor y su guitarra como un misionero, alguien que predica otra forma de ver la vida...

    ResponderEliminar
  5. este realmente me gusto mucho, me paso algo parecido con una pareja de viejitos que tocan en el subte, el esta ciego y toca la guitarra y ella lo acompaña con un tarrito pidiendo monedas, ojala te los cruces alguna vez...

    ResponderEliminar
  6. sinceramente yo q no lloro nunca me hiciste emocionar hasta las lágrimas .Te amo

    ResponderEliminar
  7. Excelente! Cada vez mejor Kiucita! La flor de la canela es un temazo y el vejete, un grande che!

    ResponderEliminar
  8. un relato muy tierno... cuando uno lee todo un post asi de largo y no se da cuenta de eso es porq lo vale...

    ya mismo voy a agarrar mi olvidada guitarra...

    salu2 y q bueno q pasaste x mi blog...

    ResponderEliminar
  9. Si tendré libros, linternitas, pilas, diccionarios.. Los vendedores del colectivo te salvan. Los que cantan te alegran.
    Ahora si me vienen a llorar con el crío todo sucio y mal cuidado en brazos me amargaron el día...

    ResponderEliminar
  10. Tan sensible como siempre!!!! Prejuzgar esta mal, pero darse cuenta y empatizar
    es propio de virtud intelectual y sabiduria pura!! Como la tuya Hermosa Hermosa BBQ!!!

    ResponderEliminar
  11. Este relato me pareció hermoso. Conozco ese tema, lo canté alguna vez y se me hace casi insostenible poder terminarlo porque me emociona mucho. Hay cantante callejeros q tienen verdadera pasión por lo que hacen y casi todos son autodidactas.
    Hermoso q te haya pasado a vos y hayas podido disfrutar de tan hermosa canción!

    Beso!

    ResponderEliminar
  12. Que bonito que aprecies a un alma expresando su mas lindos sentimientos atraves de una cancion por guitarra y mas si es una cancion peruana :D que lindo relato se me hizo un nudo en la garganta al leerlo muy bueno te felicita un peruano orgulloso de su musica criolla :D

    ResponderEliminar

Largue todo eso que tiene para decir!!