lunes, 27 de septiembre de 2010

Año 94

Llegamos a Florianópolis. Pooooor fiiiin!!!
Paulo, un amigo de papá, nos consiguió casa. Él vive en el mismo campito con Sonia, que es la esposa, y con Michel, la hija de Sonia, que creo que tiene 12.
Son unas vacaciones muy cacas, porque Fer está enferma. Todo el tiempo en hospitales y pobrecita mi hermanita se siente re mal, ni siquiera podemos jugar porque tiene mucha fiebre. Dice mamá que 40 es muchísimo y a veces llora. Pero yo también tuve fiebre un día y también como 40 pero nadie lloraba tanto... No sé. Debe ser por eso de la mendigitis o... Bueno, no sé cómo se llama y la verdat que ya ni a la playa vamos, y si pregunto, me retan... Al final para qué viajamos como dos días y dormimos en la camioneta y todo? Qué porquería!
Mamá me dice que vaya a jugar con Michel pero no me la banco mucho. Desde que llegamos que me hace la guerra y no sé por qué, si yo no le hice nada... Pero ella con su-pri-miii-ta-la-ru-bie-ciiii-ta me dejan de lado.
Lo peor es que se encerraron en la pieza a jugar solas y yo las espié por un aujerito de la madera (porque acá las casas son de madera la mayoría), a ver qué hacían, vistes? Y me sentí una tarada porque se dieron cuenta y se empezaron a reir, así que me fuí otra vez con cara de culo a la casa nuestra.
Mamá insiste con que juegue con ellas para que no me aburra ahí porque dice que me pongo hinchapelota y Fer necesita descansar. Para mí que Fer necesita jugar un rato con la arena y tomarse un picolé de leichi condensada (Estoy re aprendiendo a falar como me dijo papá!! jijiji). Así que me tomo la leche y voy a ver qué pasa con la tonnnnnnnta de Misheli...

Está ooootra vez con su pri-mi-ta-la-ru-bie-ci-ta. Me dicen que podemos brincar juntas pero solamente si juego a lo que están jugando ellas, y me explican la brincadeira: hay que apoyar la boceta en la punta del apoyabrazos del sillón blanco del living y moverse como si fuera un caballo pero frotando. Ellas no hacen lo mismo que yo, solo me miran, se ríen y me preguntan si me gusta.
Nunca jugué a esto, no entiendo cuál es la gracia.

Justo vino mamá a devolver el termómetro y cuando me vió me agarró re fuerte del brazo que todavía me duele y me gritó un montón de cosas que no me acuerdo. Debe ser por la fiebre...

5 comentarios:

  1. Jajjajajaa la boceta!

    Me encanto, cada dia escribís mejor!

    ResponderEliminar
  2. Ay che no sé si me da risa o tristeza...
    Pobre pibita se mandó una puñeta sin darse cuenta?

    ResponderEliminar
  3. Jajajaaja, inocencia perdida que le dicen...

    ResponderEliminar
  4. Me dio como pena.-.....por otra parte está re bien escrito!!!!!!!

    ResponderEliminar
  5. Era masturbacion infantil?
    Lo pregunto de verdad eh.

    ResponderEliminar

Largue todo eso que tiene para decir!!