viernes, 31 de diciembre de 2010

lunes, 27 de diciembre de 2010

Con M de MUY

Conozco a una gran mujer y no es mujer. Una mujer que no es travesti. Pero no es mujer. Este asunto muy lejos está de hablar de sexo.

Ella, antes de serlo, es hija y es madre. Y también abuela. Es hermana y prima. Esposa. Ama y mascota. Amiga, vecina, conocida. Antes es cocinera, mucama, anfitriona, niñera, psicóloga, enfermera. Plomera, albañila, mecánica. Puta costurera. Artesana e intelectual. Es simpática, divertida, enérgica, talentosa, joven, bella, solidaria. Pero antes de ser mujer.

Cualquiera diría que esas cualidades la hacen una gran mujer. Y es cierto. Lo es.

Sin embargo, si te la cruzaras un miércoles a la tarde, no podrías reconocerla. Es que, a veces se concentra tanto en cumplir con sus preceptos que olvida su identidad.

Porque aunque parezca un círculo vicioso, para ser todo lo anterior, y sin tener en cuenta la anatomía que a cada uno le tocó en suerte, hace falta tener los ovarios bien puestos para darse el valor que merece de sí misma una gran mujer.

viernes, 24 de diciembre de 2010

Espantatiburones...

Yo no tengo una personalidad; yo soy un cocktail, un conglomerado, una
manifestación de personalidades.


En mí, la personalidad es una especie de forunculosis anímica en estado
crónico de erupción; no pasa media hora sin que me nazca una nueva
personalidad.


Desde que estoy conmigo mismo, es tal la aglomeración de las que me rodean,
que mi casa parece el consultorio de una quiromántica de moda. Hay
personalidades en todas partes: en el vestíbulo, en el corredor, en la cocina,
hasta en el W.C.


¡Imposible lograr un momento de tregua, de descanso! ¡Imposible saber cuál
es la verdadera!


Aunque me veo forzado a convivir en la promiscuidad más absoluta con todas
ellas, no me convenzo de que me pertenezcan.


¿Qué clase de contacto pueden tener conmigo – me pregunto – todas estas
personalidades inconfesables, que harían ruborizar a un carnicero? ¿Habré de
permitir que se me identifique, por ejemplo, con este pederasta marchito que no
tuvo ni el coraje de realizarse, o con este cretinoide cuya sonrisa es capaz de
congelar una locomotora?


El hecho de que se hospeden en mi cuerpo es suficiente, sin embargo, para
enfermarse de indignación. Ya que no puedo ignorar su existencia, quisiera
obligarlas a que se oculten en los repliegues más profundos de mi cerebro. Pero
son de una petulancia… de un egoísmo… de una falta de tacto…


Hasta las personalidades más insignificantes se dan unos aires de
trasatlántico. Todas, sin ninguna clase de excepción, se consideran con derecho
a manifestar un desprecio olímpico por las otras, y naturalmente, hay peleas,
conflictos de toda especie, discusiones que no terminan nunca. En vez de
contemporizar, ya que tienen que vivir juntas, ¡pues no señor!, cada una
pretende imponer su voluntad, sin tomar en cuenta las opiniones y los gustos de
las demás. Si alguna tiene una ocurrencia que me hace reír a carcajadas, en el
acto sale cualquier otra proponiéndome un paseíto al cementerio. Ni bien aquella
desea que me acueste con todas las mujeres de la ciudad, ésta se empeña en
demostrarme las ventajas de la abstinencia, y mientras una abusa de la noche y
no me deja dormir hasta la madrugada, la otra me despierta con el amanecer y
exige que me levante junto con las gallinas.

Mi vida resulta así una preñez de posibilidades que no se realizan nunca,
una explosión de fuerzas encontradas que se entrechocan y se destruyen
mutuamente. El hecho de tomar la menor determinación me cuesta un tal cúmulo de
dificultades, antes de cometer el acto más insignificante necesito poner tantas
personalidades de acuerdo, que prefiero renunciar a cualquier cosa y esperar que
se extenúen discutiendo lo que han de hacer con mi persona, para tener, al
menos, la satisfacción de mandarlas a todas juntas a la mierda.

Gracias, Sr. Oliverio por este Espantapájaros.


martes, 21 de diciembre de 2010

Licenciado!

Chaparrón: - Oye, Lucas?
Lucas: - Dígame, Licenciado.
Chaparrón: - Licenciado!
Lucas: - Gracias, muchas gracias!
.
.
AJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA!!!
.
.

lunes, 13 de diciembre de 2010

Garganta con arena

Me dieron ganas de gomitar un poco. Quién no tiene en su blog un post que es cualquier cosa? (Si no tenés blog hacete uno, gil, o bancate éste, JA!). En fin, decía que... Mitosis es... Alguien veía "Sabrina, la bruja adolescente"? Conozco gente que la veía y se hacía la que no la veía porque no quería que la gente sepa que era tan naif de ver ese programa y prefería que todos piensen que era MALA... Lo cortés no quita lo caliente, dicen...

Boooh... Decía: Hoy estuve leyendo el blog de Pable. Y como últimamente publica citas de otros autores y no propias, entré a una etiqueta que decía "Cachorro de escritor" porque extrañaba leer cosas de su autoría porque a veces se hace el humilde pero a mi me parece que escribe muy bien. Y me encontré con bocados muy sabrosos.
Y le aviso a Pable que no le voy a avisar por otro medio sobre este post que lo menciona, porque DETESTO a la gente obsecuente.

Eso me hace acordar que me hace reír mucho el blog de Petardo, pero a veces me voy re caliente. No con él, sino con algunos de los comentaristas. Son TAN lamebotas!!! Puede haber gente tan desesperada por un poco de atención que tenga que decir "Pasate por mi blog :)" (léase también en tono de burla).

Ayer me indigné con dos personas muy cercanas, respecto de una discusión sobre el parque Indoamericano. "Hay que matarlos a todos esos negros bolitas"????
Un dicho popular dice que la familia no se elige. Ay pero que frase más inteligente!!! Eso ya lo sé! Mejor diganmé cómo mierda se sobrelleva!!!!
Tenía tanta impotencia que decidí desviar la conversación y le leí a mi viejo algunos de mis escritos (pensé que quizás alguno le gustara y sentiría un toque - un toque nomás - orgulloso). Su respuesta fué una pregunta. Clara y concisa: "Vos te drogás?".
WTF???

Otra: voy al subte y veo esta publicidad con la cara del empresario chocolatero hecha comic!!!
Totalmente insalubre!!! A qué target quieren llegar con ésto??
Y de esta forma puedo explicarlo todo: Cómo NO me voy a drogar???

Tengo otras fotos para publicarle al Tío Mauri, pero son dignas de un post propio.

Y también quisiera explayarme respecto de las fiestas de fin de año... Quién carajo-mierrrrda las inventó?? Lo único que logran es que la gente se pelee, que uno no tenga tiempo de nada, que los planes no concuerden porque mi amiga Yanina se casa, viene el comegatos y la tucumana-madre, Leo hace una expo de arte, mi vieja me invita a una fiesta, extraño a Peta y a Erika y quiero visitarlos en su casa compartida, necesito pasar por lo de mi abuela, comprar los materiales para el curso de corte y confección que voy a hacer con Gobis, y todo eso sin dejar de lado la casita del Kuis y a su respectivo rey (que vendría a ser Elvis)...
Ya es demasiado difícil vivir como para que encima tenga que discutir con gente porque "Y a dónde pasás Navidad? Ah... Y año nuevo?" o "Nos vemos antes de fin de año, no?" etc etc...
Cuál es la fucking diferencia entre este año y el que viene???
Pongamos que mi existencia se rige por el calendario maya. Yo no te estoy llamando en julio para decirte que se me termina el año y romperte las pelotas con la organización de tu vida!!! Es un caso hipotético igual... Motivos para festejar sobran.

Así que finalmente, dejo la invitación abierta para la exposición de arte del Muerto, donde habrá un cuadro en el que aparezco... Si van, podemos jugar a "A dónde está Wally" pero en vez de Wally, Kiú.


jueves, 9 de diciembre de 2010

Y entonces sonreí mientras los contemplaba

Visto un guardapolvo color caqui, en mi enorme despacho del que alguna vez fué el Hotel de Inmigrantes de Bs. As., y hoy es un colegio pupilo para chicos de bajos recursos.
No tengo memoria de hechos pasados, solo me encuentro sentada en un gran sillón, el brazo apoyado en el escritorio, y la palma sosteniéndome la cabeza que parece colgar del cuello. Por la tristeza... No sé de qué. Es como si mi vida hubiese comenzado en este momento pero no desespero por saber los motivos y me manejo con naturalidad.
La puerta está abierta y escucho a unos párbulos aproximarse. Pateo la mesa para tomar envión y me arrimo a la puerta.
- Alumnos, por favor, pasen un momento -.
Los niños se miran entre ellos, asustados, pero ingresan sin protestar. Uno de ellos toma la voz:
- Qué pasa, Cela? Nos mandamos alguna cagada? -
Los infantes son de todas las edades. Incluso hay un gordito que parece púber.
- La boquita, Monkey! No, no pasa nada -. Cierro la puerta con llave. Son alrededor de diez pibes intrigados. Abro un placard y saco varias cajas de cartón con estampas de aceite Marolio. Murmullos a mis espaldas.
- Shhh!!! No saben guardan silencio?? Y un secreto tampoco? El que cuente algo de lo que va a pasar hoy, será castigado SEVERAMENTE.
Abro la primer caja y finjo cara de asco frente a los objetos que fuí incautando desde principio de año.
- Solamente quiero que se queden a hacerme compañía. Acá hay un montón de juguetes pero no se los pueden llevar. Ey, miren! Hasta hay una PS, me había olvidado.

martes, 7 de diciembre de 2010

"El coronel no tiene quién le escriba" G. García Márquez

Estoy con Leti en el comedor de Casa Fresca, pintándonos las uñas, tomando mate y haciendo cuentas. Suena mi celular:
- Qué pasa que la gorda de mierda no me atiende? -.
- Está acá conmigo... Leti, dice el vaquillón por qué no lo atendés. A ver... ahora te llamo -.
Leti va a su habitación y me convoca. Cuando entro, levanta el colchón del sommier y me señala un artefacto.
- Mirá Bar, lo puse acá para escuchar la alarma y no olvidarme, pero estaba en vibra. Qué boluda... -.
Lo toma y me lo muestra. El objeto es un paraguas sin tela, solo las varillas. Lo abre y posa con él sobre su cabeza poniendo cara de "Felíz Comunión".
- Éste sí era medio choto -.
- "Ahora solo sirve para contar las estrellas" -.

lunes, 6 de diciembre de 2010

Escribir en el aire

Un arco iris.
Burbujas de témpera.
Un avión a chorro.
Rey momo.
Serpentina en aerosol.
Desodorante de ambientes de colores.
Pintura a compresor.
Juego de láser.
Hologramas.

Existirá una sustancia lo suficientemente liviana para que flote, lo suficientemente densa para chocarla, y lo suficientemente voluminosa como para verla, con la cual podamos crear figuras en el espacio tridimensional?

martes, 30 de noviembre de 2010

LeónN

Decisiones alternantes
cuerpos amigos
apartan nuestro conocimiento
acerca de los asaltos eléctricos
que surgen del sabor del encuentro
BASTA BASTA
Pero el encuentro puede verse
afectado por la violencia de
ese supuesto cuerpo amigo
que al parecer empieza por
prejuzgarte, y sin razón
tal como se encuentra mi mente indigente
me corre de lugar.
Yo no soy un bulto,
yo no soy una amenaza,
simplemente soy el reflejo
de tu inconsciente, o el de
tu hermano, sumado al mío y el de mi hermano.
Para qué sirve la misma sangre?
Creo que somos todos la misma cosa (humanos)
pero en diferentes contextos.
Dejame de joder, con tus gritos
con tus pasos al costado.
Basta basta basta
con tu hipocresía, basta basta
de esta maldita injusticia.
Quiero ser libre
me siento fuera de tu órbita corrupta
ya me liberé. Estoy en otro plano
y ?
.
.
.
.
.
.
Nota: Este escrito no me pertenece.

lunes, 29 de noviembre de 2010

♪ Despeinadas jajá jajá jajá ♫

Fuímos con mi vieja a Coto a comprar un teléfono inalámbrico. Vimos que había mucha cola en la sección de "Carnicería y Pescadería" así que nos acercamos a chusmear.
-Mirá, má!! Dos kilos de filet de merluza a veinte pesos!!
Mi madre se acerca a ver el cartel para poder creerme y verificar el estado del pescado corroborando de esta manera dicha oferta, entonces ambas notamos que también venden muy barato el cordero, el conejo y hay también un jabalí con una manzana en la boca.
De repente, como quien duerme la siesta y es provocado por una molestia en la naríz, noto un leve movimiento en el jabalí, e inmediátamente la codeo a mi mamá para que observe lo que yo.
-Debe ser muy fresco y todavía está nervioso.
Una señora regordeta adelante nuestro lo palmea en el lomo diciéndole:
-Pumba, viejo y peludo nomá'!!!
A lo que el animal se levanta enfurecido y empieza a correr a todos los clientes fuera del supermercado.
Una vez a salvo dentro del auto, mi progenitora me dice:
-Sabés por qué pasan éstas cosas, hija?? Porque los jabalíes son muy creyentes y ponerle "Jabalí" a una marca de peines es blasfemia!!!

martes, 23 de noviembre de 2010

Solidario Terminator

Camino por Independencia hacia el bajo, escuchando la radio. Un dedo índice hace presión sobre mi hombro y me doy vuelta. El señor señala a la chica a su lado y me dice que llega tarde. La miro: jean, zapatillas cómodas, mochila, mirada perdida, bastón blanco.

-Dale, te acompaño.
-Qué bueno, gracias.
-De nada, estoy con tiempo.
-Si, yo también, tengo que levantarme temprano porque sino no llego.
-Qué? Se ortiva mucho la gente?
-A veces si, a veces no. Hay gente para todo...
-Si, tenés razón. Yo generalmente, a menos que esté muy apurada como el señor, acompaño porque tengo una conocida en la misma situación. Escalón.- lo tantea con el bastón, y con mucha seguridad levanta el pie y sube.
-Ah, y ella se maneja sola?
-Bastante, pero creo que por capital no anda mucho. Vos venís sola siempre?
-Si, ya estoy acostumbrada.
-Bueno, ya casi llegamos. A qué hora entrás? Porque todavía está cerrado.
-A las 8.
-Son menos cuarto.
-Parece que tengo un ratito todavía, no? Muchas gracias.
-De nada. Nos vemos.

Y me fuí pensando durante 3 segundos que había hecho mi buena acción del día, hasta que recordé la despedida. "De nada, NOS VEMOS"???????
No le querés decir "Hasta la vista, beiby" y mostrarle tu pulgar levantado, pelotuda??

viernes, 5 de noviembre de 2010

A él siempre le gustó su pelo negro, pero no fué impedimento que ella, al poco tiempo de casados se empezara a teñir de rubia, por las canas.

Cuando sea vieja quiero tener un marido bien canoso.
Gran cocinero, trabajador, voluntarioso, tranquilo, de buen humor, que le guste el mate amargo bien caliente, cebado de la pava y no del termo.
Limpio, de manos duras, anecdotario, fanático de la radio AM.
Que todavía le guste bailar y salir a caminar mucho.
Que me haga rabiar a propósito solo para divertirse, que me cuide y me recuerde en público que me ama, como mi abuelo lo hace con mi abuela.

martes, 2 de noviembre de 2010

Toy Story XV

- A dónde está Martín?
- Quién es Martín?
- El perro
- Qué perro?
- El de peluche!
- Qué? Dormís con un peluche?
- Con uno solo no. Duermo con Martín -un perro-, Gustavito Ariel -un tigre-, Diego -la jirafa- y esta rana que no tiene nombre todavía, me la regaló la tía Ali para mi cumple.
- Pero Virrrr!!! Cuántos años tenés?? Ya estás grande!!!
- Mirá, hasta el día que me case voy a dormir con mis peluches, no me dá vergüenza, yo le cuento a mis amigos que duermo con peluches...
- ...
- Es que me da pena que duerman solitos!!!
- ...
-No, mejor esta rana la dejo acá porque está sucia.

viernes, 29 de octubre de 2010

Mepa que no se entiende nada, no?

Me pasa mucho en este blog, que nunca escribo direccionando el texto a los lectores. No sé, será que no me siento promotora de ninguna causa, será que no me creo líder de nadie, que no tengo autoridad para referirme a alguien como MIS lectores. Quién mierda soy para hacer algo así? (Y no es una crítica para quienes lo hacen, de hecho los envidio un poco).
Y al contrario de lo que pueda imaginarse, los halagos que recibo sobre las cosas que están aquí plasmadas, alimentan dicho sentimiento que no deja de ser una cobardía, un miedo de enfrentarme a algún reproche, a alguna crítica que pueda desmoronarme, en vez de hacerme crecer como literata (que es lo que debería ser).
Hoy me quiero animar a no dibujar sobre un sentimiento, porque además, no encuentro trazos que disimulen este nudo que tengo en la boca del estómago. Y ni idea de por qué está ahí.
Julio en Facebook decía "Qué días más intensos éstos..." y yo pensaba "Y tiene razón!". Y claro, no es para menos.

Ayer fuí al dentista una hora temprano (?). No pudieron atenderme antes porque, obvio, había gente con turnos anteriores. No tenía mucha batería en el celular, así que no podía escuchar música. Y me quedé pensando. Generalmente trato de evitar esos espacios de tiempo muerto, porque a veces pienso boludeses y me pongo mal al pedo, pero en fin...
Me acerqué a un ventanal, que era el contrafrente del edificio y miraba a través de él. Desde ahí podía ver los contrafrentes de otras casa, otros departamentos. Hermosos todos.
Me acordé del censo y de lo cansada que estaba. Por suerte todos me atendieron de muy buen humor. Pero en un barrio de militares, eran obvios los motivos. Un barrio de "gente bien", sin peligro de choreo. Y pensaba en sus respuestas...
Mucha gente viviendo sola...
La mayoría de los departamentos enormes...
Propios...
Todos graduados...

Pasó un pájaro de mierda (odio las aves, y no me importa que ellas puedan volar, yo al menos tengo dientes para mostrar cuando me río, forras!) y me hizo pensar en el barrio en el que me crié, rodeado de fábricas, a una cuadra la placita y "el poli", las veredas anchísimas, el kiosko en la esquina... Ahí viví con mis hermanas, con mis viejos y varios perros, en una casa baja y laaarga. Bien de familia, así la pusieron mi papá y mi mamá con el sudor de sus frentotas. Frentotas que ni terminaron la secundaria.
Ese barrio hoy es bastante más peligroso. Mis viejos hacen zapping con tinelli (no, no me equivoqué, solo me parece que ese tipo no es digno de que su apellido se escriba en mayúscula), y el patio donde jugaba, ahora es una pensión, por causas de fuerza mayor. Económicas puntualmente.

Y miré por ese ventanal y se me cayéron un par de lágrimas de la envidia.
Cuando salí del consultorio me llamaron Peta y Erika. "Te acordás de los Patacones y los Lecop? A dónde estabas en el 2001?" me preguntó Pets. Y Erikona me pidió que en vez de tener miedo, tenga fuerza.
Hoy Pable citó un texto de Bertolt Brecht (que todavía no sé quién es, pero ya lo voy a googlear), que se llama "El peor analfabeto es el analfabeto político" y dice así:
El peor analfabeto es el analfabeto político. No oye, no habla, no participa de
los acontecimientos políticos. No sabe que el costo de la vida, el precio del
poroto, del pan, de la harina, del vestido, del zapato y de los remedios,
dependen de decisiones políticas.
El analfabeto político es tan burro que se enorgullece y ensancha el pecho diciendo que odia la política. No sabe que de su ignorancia política nace la prostituta, el menor abandonado, y el peor de todos los bandidos que es el político corrupto, mequetrefe y lacayo de las empresas nacionales y multinacionales.

La primera persona que entrevisté en el censo me hizo pasar, me dió un vaso de agua y preguntó "Sos Kirchnerista?". Ovbio que no tomé, y le contesté: "No, soy atea".
Ahora, quiero aclarar que no soy Kirchnerista, no milito ningún partido político, es más, no sé nada de política. Cada vez que mi abuelo habla de Alfonsín (ellos son radicales, vió?), mi abuela le dice "Basta Toto, ya lo decía mi abuela que "la política es porca", no se hable más".
O sea que no entiendo un carajo. O no entendía un carajo hasta el miércoles.

Me pone muy triste que se haya ido una persona que le devolvió a la gente, a los jóvenes, las ganas de saber sobre su país, el empuje para hacer algo por nosotros, el ímpetu de lucha común. Estos días me estoy enterando de sus logros y de sus cagadas, pero rescato lo que me parece fundamental para crecer todos y todas.
No voy a darle un cierre contundente a este post. Cada uno sacará sus propias conclusiones.
.
.
.
Gracias Nestor

lunes, 18 de octubre de 2010

Pajero

Cuando Ale cortó con Agustina, comprimió el dolor de todo el tiempo que salió con esa "pendeja de mierda", en 2 días de llanto acongojado en su habitación, sin importarle que su familia lo escuchara desde el comedor. Se cagaba en la hombría de la que tanto alardeaba cuando la conquistó.
El tercer día vino El Chueco a reflotarle el orgullo. Se fueron de joda y se levantaron unas minitas. La pasaron joya y repitieron la jornada infinidad de veces. Cuando se quiso dar cuenta... el flaco ya se había olvidado del llanto, se olvidó de Agustina y de sus besos, lo bien que se lo cojía, su dulzura, la mujer que era, lo buena madre que él imaginaba que sería... Y cuando pensó en ella se sorprendió de no sentir el mismo dolor de antes. Ya no la quería.
Y más se sorprendió cuando, después de dos años, habiéndose vuelto a enamorar otras veces con el mismo fervor y los mismos resultados, era inmune al veneno de la soledad...

El domingo, después de una noche de juerga, siendo víctima de una resaca espantosa de vodka con limón, soñó con ella. Quizás porque el sueño fué como el zumo de un limón grande, brillante y amarillo: Estaban sobre un plano blanco, los dos desnudos, de frente, tomados de las manos, besándose tiernamente. No era cursi. Solo era un beso, natural, refrescante. Salió de su letargo con algo agrio en la garganta. Entonces la extrañó, pensando en que era un boludo.
Se quedó en la cama y volteó para mirar el techo. Se cruzó de brazos bajo el acolchado y sintió su corazón latir impulsado por la bronca de haber soñado con ella. Fué bajándolos lentamente y se agarró la panza, donde sentía un leve malestar que le provocaba hundir el abdomen. Puso las manos a los lados de su cuerpo y rozó sus propios muslos algo peludos. Se acarició la ropa interior. Era de algodón. Introdujo sus manos en la prenda y se hizo mimos. Suaves. Primero muy suaves. Se frotó las bolas con un poco más de intensidad. Ya se estaba calentando, sin pensar en nadie, porque ya se había olvidado del sueño. Se agarró el miembro con la palma y empezó a agitarlo despacio, enamorado de si mismo. Cuando se le puso bien dura, la sacudió con pasión. Mientras lo hacía se levantaba de la cama. Llegó al placard, abrió la puerta y se miró al espejo, dejó caer el boxer hasta los tobillos.
Se contempló como Narciso hasta que acabó, apuñalando con el semen su reflejo. Se limpió así nomás con lo primero que encontró y cayó rendido en la cama como si se hubiera echado el polvo del año.
Entonces se le retorció otra vez la panza, se puso de lado en posición fetal y soñó profundamente, que una desconocida llenaba el vacío de su pecho.

sábado, 16 de octubre de 2010

Mamita

Estoy en el cuartito del fondo, esperándola.
Como yo soy la más grande, obvio que soy la dueña de la casa. Ella es Karina Gonzalez, y viene con su Nenuco resfriado, que si le apretás el brazo saca moquitos de agua. Yo soy Eugenia Estevez, mamá de otro Nenuco con culito paspado.
Nuestros maridos no participan de esta merienda porque son aviadores y están en pleno vuelo. Igual que ayer, y que antes de ayer y antes de antes de ayer.
Llegó. Lo sé porque esuché su voz diciendo ring. Abro la puerta y la invito a pasar. Pongo la pavita en la cocinita de fórmica heredada de primos ya adolescentes y mientras, chusmeamos de cómo se portan nuestros bebés, cualsifuéramos dos señoras.
Tomamos el mate imaginario, yo cambio a mi hijito de plástico y ella hace dormir al suyo.

La escena se repite todas las tardes. A veces se intercalan experimentos con huevos, shampoo Plusbelle de manzana y arena que perfumaban de podredumbre el cuartito, o una vecinita para hacer reir hasta que se haga pis, o "la princesa, la nena y la vieja" en la vereda de la fábrica, o bicicletas para ir a lo de la abuela compitiendo con las ruedotas de la bici de mamá, o cartas españolas revoleadas al aire sobre la cama grande, como en el sorteo de Susana Gimenez pero improvisando de premio un inodoro. Solo por nombrar algunas...

No puedo dejar de pensar que mi hermanita, esa cachetona con un ojito hinchado que nació un día de lluvia en que yo tenía tres años y medio, mañana va a festejar que su Nenuca cobrará vida en enero como tocada por la varita del Hada Azul...


Estoy segura de que vas a ser tan buena mamá como cuando te llamabas Karina.

martes, 12 de octubre de 2010

El armoniquista de Avellaneda

Antes, en mi familia, para las fiestas, se organizaba el 24 a la noche cenar con la familia materna y el 25 al mediodía con la paterna o viceversa. Lo mismo pasaba para fin de año, pero siempre, el segundo día, por la tarde, se saludaba a la familia más lejana.

Esa tarde no me acuerdo si era Navidad o Año Nuevo, pero era a la tarde.
Fuimos a visitar a la tía Irene, que en realidad era tía de mi papá.
Creo que tenía yo entonces, como 10 años. Quizás más, quizás menos, pero era pequeña para entender ciertas cosas, según mi viejo.
Estaba re aburrida con mi hermana. No podíamos hacer nada, porque mi vieja nos pedía a cada rato que nos quedemos quietas. Es que la casa de la tía Irene siempre estaba impecable, con un baiú antiguo lleno de copas de cristal, el rincón donde "sus nenes" cortaban el pelo, con un espejo gigante y una silla de barbería, unos sillones marrones que cuando te sentabas hacían ruido a desinflación... En fin, nos fuimos a corretear al patio.

Rober, el primo de mi papá, tocaba la armónica sentado en el culo de un balde. Fer se aburrió y se fué adentro. Yo me quedé escuchándolo. En mi mente todavía veo su cara, con los labios apoyados en el instrumento y las manitos haciendo bending. En los ojos se nota la satisfacción de hacer música para un niño y que ese niño pueda apreciarla.

No sé cuánto tiempo pasó, pero seguro fué muy poco. Salieron todos por el pasillo a despedirnos.
"Ya nos vamos??!", pregunté indignada. Si, ya nos íbamos. Pero yo me quería quedar. Me quería quedar a escuchar la armónica de Rober. Me quería quedar!!
No sé por qué nos íbamos tan rápido. Qué bronca!

Sin embargo, cuando fuí un poco más grande para visitarlo sola, no lo hice. Había crecido pero no madurado.
Hoy, un montón de años después, ni siquiera sé cuántos, digo lo mismo:
Ya te vas? Ya te fuiste! Por qué tan temprano?? Yo quería que te quedes! A tocar la armónica... Dale Rober! Quedate un toque, una más... Qué bronca...

miércoles, 6 de octubre de 2010

Faltan cinco para el peso

Rosarino.
Brasilero.
Cordobés.
Paraguayo.
Madrileño.
Colombiano.
Uruguayo.
Misionero.
Perrito.
Tortuga.
Pollo.
Oso.
Cordera.
Rolling Stone.
Sabina.
Cacho Castaña.
Bombón.
Aretes.
Lentes.
Antena.
Papa.
Virgen.
Boba.
Baba.
Acné.
Colorado.
Negro.
Musculoso.
Petiso.
Pesada.
Bocón.
Labiudo.
Rastas.
Perón.
Flaco.
Tatuado.
Sida.
Ganador.
Garca.
Viejo.
Pirata.
Duro.
Primo.
Vecina.
Chistoso.
Fogoso.
Dulce.
Amigo.
Niño.
Precoz.
Religioso.
Bombero.
Cocinero.
Locutor.
Filósofo.
Bailarín.
Chofer.
DJ.
Drogón.
Barman.
Historiador.
Actor.
Médico.

Travesti?

martes, 5 de octubre de 2010

Ideal ideal

Vasta tienda árabe.
Exceso de almohadones de razo ocultan el suelo.
Vapor de luz tenue. Algo rojiza.
Yo desnuda.
Bucles de patchouli que se enroscan en los dedos.
Hombre y mujeres. Escuchando cuerdas que resuenan.
Estado de trance. Distención.
Y un dejo de dulzor en los labios...

martes, 28 de septiembre de 2010

La necesidad tiene cara de Pepe Argento

Vuelvo de una fiesta rockabilly con unas amigas.
Estamos perdiendo el efecto de las drogas y el alcohol, todavía risueñas y un poco tambaleantes.
Estoy vestida como La Picadillo de Cry Baby en la escena que intenta rescatar de la prisión al protagonista: enterito negro ajustado con hombros descubiertos y un pañuelo en la cabeza que solo deja ver la cara. Acompañan el atuendo unos zapatos de plataforma negros, un chaleco de cuero cortito y un reloj muy brillante.
Caminamos por Maza y vemos a lo lejos unos especímenes simil Drapes (también de Cry Baby).
Los cruzamos a la altura de Don Bosco. Los miro de reojo haciéndome la interesante pero vuelvo la cabeza inmediatamente al ver que uno de ellos es mi ídolo, el amor de mi vida, mi actor predilecto, mi fetiche, mi adorado... Guillermo Francella.
Sin pensarlo le digo:
- Guille sos vos?
Él, no me responde. Sólo se avalanza sobre mi y me abraza con fuerza. Nos fundimos en un beso apasionado frotando nuestros cuerpos como si tácitamente nuestro destino estuviera marcado a fuego.
Simultáneamente nos despegamos uno del otro, y el viento y los amigos nos van alejando, envolviéndonos en una bruma tibia, tranquila y felíz.

Mis amigas me suben inconsciente por el ascensor. Lola, sin ver mi cara de idiota enamorada, me dice:
- Ponete YA crema en la cara que te quedó toda enrojecida.
Cuando entro al departamento, veo una pecera redonda, llena de peces de colores y en el vidrio escrito con fibrón indeleble, un número. SU número.

lunes, 27 de septiembre de 2010

Año 94

Llegamos a Florianópolis. Pooooor fiiiin!!!
Paulo, un amigo de papá, nos consiguió casa. Él vive en el mismo campito con Sonia, que es la esposa, y con Michel, la hija de Sonia, que creo que tiene 12.
Son unas vacaciones muy cacas, porque Fer está enferma. Todo el tiempo en hospitales y pobrecita mi hermanita se siente re mal, ni siquiera podemos jugar porque tiene mucha fiebre. Dice mamá que 40 es muchísimo y a veces llora. Pero yo también tuve fiebre un día y también como 40 pero nadie lloraba tanto... No sé. Debe ser por eso de la mendigitis o... Bueno, no sé cómo se llama y la verdat que ya ni a la playa vamos, y si pregunto, me retan... Al final para qué viajamos como dos días y dormimos en la camioneta y todo? Qué porquería!
Mamá me dice que vaya a jugar con Michel pero no me la banco mucho. Desde que llegamos que me hace la guerra y no sé por qué, si yo no le hice nada... Pero ella con su-pri-miii-ta-la-ru-bie-ciiii-ta me dejan de lado.
Lo peor es que se encerraron en la pieza a jugar solas y yo las espié por un aujerito de la madera (porque acá las casas son de madera la mayoría), a ver qué hacían, vistes? Y me sentí una tarada porque se dieron cuenta y se empezaron a reir, así que me fuí otra vez con cara de culo a la casa nuestra.
Mamá insiste con que juegue con ellas para que no me aburra ahí porque dice que me pongo hinchapelota y Fer necesita descansar. Para mí que Fer necesita jugar un rato con la arena y tomarse un picolé de leichi condensada (Estoy re aprendiendo a falar como me dijo papá!! jijiji). Así que me tomo la leche y voy a ver qué pasa con la tonnnnnnnta de Misheli...

Está ooootra vez con su pri-mi-ta-la-ru-bie-ci-ta. Me dicen que podemos brincar juntas pero solamente si juego a lo que están jugando ellas, y me explican la brincadeira: hay que apoyar la boceta en la punta del apoyabrazos del sillón blanco del living y moverse como si fuera un caballo pero frotando. Ellas no hacen lo mismo que yo, solo me miran, se ríen y me preguntan si me gusta.
Nunca jugué a esto, no entiendo cuál es la gracia.

Justo vino mamá a devolver el termómetro y cuando me vió me agarró re fuerte del brazo que todavía me duele y me gritó un montón de cosas que no me acuerdo. Debe ser por la fiebre...

martes, 21 de septiembre de 2010

Melomanía subterránea

Día de mierda en el trabajo, pero no lo cuento como parte de mi día porque todos los días son de mierda en el trabajo.
Salgo y camino cantando por Balcarce hasta la Plaza de Mayo. La cruzo oblicuamente y tomo Florida en busca de unos auriculares porque el supercopado de Elvis se había comido los anteriores, semanas atrás. Los conseguí! Mientras camino intento abrirlos (siempre hago esas pelotudeses para hacerme la práctica y ahorrar tiempo, como si se fuera a acabar). Bajo corriendo las escaleras de la línea verde (debe ser la D seguro, pero me las conozco mejor por los colores) porque ya llego tarde a la clase de canto. Hoy no está el pibe de la revistita.
Adentro del vagón, arranco el último plástico con los dientes y desesperada los conecto. Escucho la música y me empiezo a reir a carcajadas del placer de volver a aislarme del bullicio. La gente mira "disimuladamente". Jajajajaja, me encanta porque algunos te devuelven la sonrisa, pero otros se sienten incómodos y se sonrojan. Qué pelotudos... Un chico alto con campera abrigada y rodete se ríe conmigo.
Una estación después suben 3 muchachos: una guitarra, un charango y un cajón peruano. Me saco los auriculares, educada desde la vez del señor del 128. Hacen un lindo cover de alguna banda de rock nacional. El del cajón peruano pasa la gorra y el chico del rodete se prende a la percución que había sido abandonada. Tocan una más y ya me tengo que bajar. Antes, les dejo unas monedas y les digo "muchas gracias" fuerte, claro y con muchas ganas. Ellos reciben el halago contentos. Me hubiese quedado a cantar con ellos...
Camino una cuadra, eufórica, a lo de Josefina. La persiana está cerrada, mala señal. Toco timbre y no atiende. Le mando un sms, y nada. La llamo, y nada.
Del pico de emoción paso inmediatamente a un pico de garrón...
Vuelvo sobre mis pasos otra vez a la boca del subte pero en vez de tomarlo a por donde vine, subí hacia Congreso de Tucumán. En una de esas todavía puedo encontrar a los músicos para que resuciten este cuerpo muerto de desilusión...
Camino por el andén pero ya no están. Me rehúso a apuñalarme con frases como "Qué día de mierdaaa!!" y "Nada me va a salir bien hoy???", así que decido emerger hacia el barrio chino, que nunca fuí.
Subo la primer escalera mecánica y me choco con dos señores y un muchacho: un contrabajo, una guitarra acústica y una criolla. Tocan un estilo de música que si llego a decir charleston, jazz o rock y me equivoco (que es lo más probable) me voy a querer matar, pero me transportaba a los años 30's y/o 50's...
Estaban en la entrada a los molinetes, cerca de las boleterías. Salí y me compré, en un kiosquito que hay ahí abajo, una chocolatada y un alfajor. Me acerqué a merendar mientras los disfrutaba. Eran las seis de la tarde y solo pasaban autómatas. Ver esa indiferencia me dió más bronca que el cuelgue de mi profe. Es que la banda era muy buena, lo que estaban tocando no lo había escuchado nunca en artistas callejeros.
Terminaron un tema y los aplaudí. Yo solita. Ellos sonrieron. Me acerqué un poco más y con el índice me dibujé la propia sonrisa en la cara para que ellos mantuvieran la suya. Siguieron tocando y yo seguí aplaudiendo, pero ya éramos dos los alentadores. Me cambié a un lugar más directo, más de "público" (qué ironía un espéctaculo público, en un lugar público pero sin público). Se acercaron 2 más. Y otro más. Y otros...
Fuí hasta donde el kiosquero y le pedí algo para escribir. Traté de hacer mi mejor letra, no la que uso en el laburo. Lo doblé en cuatro, y busqué en mi bolsillo algo de dinero. Solo encontré una moneda plateada de veinticinco centavos, no tenía más efectivo.
La dejé adentro del estuche de guitarra que estaba en el suelo, junto con el papelito, diciéndoles: "Gracias. Les dejo una cartita".
La mirada que devolvieron me llenó de energía para volver a casa.

Me llama Jose para disculparse pero ya no puedo enojarme con ella. Y todavía no conozco el barrio chino.

lunes, 13 de septiembre de 2010

La Flor de la Canela

Hace un tiempo estaba yendo a lo de mi mamá en el 128. Como siempre, iba escuchando música de mi celular. En eso sube un señor con una guitarra. Al toque pensé "Este viejo vago viene a tocar la guitarra por chirolas en vez de ir a laburar... Ni a palos le doy ni 10 centavos...".
Pero me quedé observándolo muuuuy detenidamente porque hacía un tiempo que me había comprado mi guitarra y no venía practicando mucho, verdaderamente la extrañaba.
Mientras el señor tocaba yo le miraba el soporte de la guitarra que nunca lo había visto y particularmente los dedos, tratando de recordar en qué traste los ponía para imitarlo más tarde con mi Cuasi (Cuasimoda es mi guitarra, le puse así porque la compré muy rotita pero ya está siendo arreglada).
El tema es que, más allá de la bronca infundada hacia el susodicho, me pareció de muy mal gusto no escucharlo, así que apagué mi música pero no me saqué los auriculares.
Tocó una canción que se llama "La Flor de la Canela" y dice así:

Déjame que te cuente, limeña
Déjame que te diga la gloria
Del ensueño que evoca la memoria
Del viejo puente, del río y la alameda
Déjame que te cuente, limeña
Ahora que aún perfuma el recuerdo
Ahora que aún mece en su sueño
El viejo puente del río y la alameda
Jazmines en el pelo y rosas en la cara
Airosa caminaba la flor de la canela
Derramaba lisura y a su paso dejaba
Aroma de mixtura que en el pecho llevaba
Del puente a la alameda
Mundo pie la lleva
Por la vereda que se estremece
Al ritmo de sus caderas
Recogía la risa de la brisa del río
Y al viento la lanzaba
Del puente a la alameda
Déjame que te cuente, limeña
Ay!
Deja que te diga morena mi pensamiento
A ver si así despiertas del sueño
Del sueño que entretiene, morena,
Tus sentimientos
Aspiras de la lisura
Que da la flor de canela
Adornada con jazmines
Matizando tu hermosura
Alfombras de nuevo el puente
Y engalanas la alameda
El río acompasara tu paso por la vereda
Jazmines en el pelo
Del puente a la alameda

Cuando terminó de tocar dijo unas palabras, (por lo que me saqué los auriculares para escucharlo bien) y contó una anécdota:

"Ayer me crucé con un linyera. Un pibe de unos 25 años. Estaba tirado en la calle pidiendo monedas y humildemente lo aconsejé que hiciera algo de su vida, que cualquier cosa es más productivo que estar ahí tirado haciendo nada. Saben qué me dijo? Me dijo que me meta en mis cosas. Y tuvo razón. Acá estoy, metiendome en lo mío".
Y después tocó otra canción que no supe cuál era, porque no presté atención. Me quedé pensando en lo mierda que fuí en prejuzgarlo al guitarrero por hacer lo suyo, lo que le gusta, lo que lo hace feliz. Porque tranquilamente el tipo podría haber sido un universitario graduado o un plomero gasista matriculado o un carpintero de oficio que laburó toda su vida para mantener a su familia y hoy, ya jubilado prefiere darse menos lujos pero poder desempeñarse en "lo suyo" en vez de manguear a cambio de una tarjetita cursi.

Cuando terminó de tocar la segunda canción, pasó la gorra saludando a la gente y acariciando en la cabeza a los pocos nenes que viajaban.
Al acercarse a mi, le extendí mi mano con las monedas con las que pensaba tomarme el mismo bondi de regreso. Ahí me dijo algo que me dejó con los ojos vidriosos: "Gracias por sacarte los auriculares".

No es fácil entrar en la industria de la música. El hombre quizás no tenía ninguna canción propia. O nunca había tocado en una banda. Su estilo no es de los que "venden". Tal vez jamás llegue a tocar para más de 20 personas que viajan en un colectivo pedorro que va a Lanús...
Pero su voz era tan nítida, tenía tanta dedicación su punteo, la expresión de su cara era de pasión... Me convenció de que, para él, valió más que lo escuchara y lo aplaudiera que las monedas que yo quería negarle en un principio.

...

Hace poco lo crucé caminando por Rivadavia y Quintino. Por la misma vereda, pero en dirección contraria. Lo reconocí por el soporte de la guitarra y el saco gris. Seguro él ni me registró y yo llegué a la esquina siguiente, arrepentida de haberme aguantado las ganas de pedirle que tocara otra vez "La Flor de la Canela" a cambio de un abrazo.
---

Pulsión de muerte

Mi estado mental está llegando a extremos inconmensurables.
Es que repito tanto las ganas que tengo de morirme que ya tengo a toda mi familia, muchos amigos y algunos de tantos conocidos, llamándome para preguntarme pelotudeses sólo para cerciorarse de que sigo viva.

A ver si me entienden de una buena vez:
Para mi la muerte no es algo malo/feo/desagradable. Es la Libertad.
Esto no significa que me voy a matar!
Estaré loca pero no soy boluda!

lunes, 30 de agosto de 2010

Quiero (como en una película)

Quiero caminar por al calle desnuda sin que nadie me diga que me cubra, como si fuera lo más normal del mundo. Quiero que todos se desnuden conmigo sin complejos, sin pensar necesariamente en sexo. Quiero que solo se pueda escuchar la música que se proyecta en el cerebro de cada uno y todos bailemos al unísono, como en una película. Quiero que la danza eufórica nos haga crecer las uñas filosas y con ellas abrirnos el esternón. Arrancarnos pedazos de corazón y así irnos todos juntos de esta vida materialista y superficial que nos niega la libertad de flotar entre el do re mi del perfume de las flores.

Llegar a eso en vida debe ser el Nirvana... Flotar...

miércoles, 25 de agosto de 2010

Generalizando...

Encima trabaja conmigo... Llego al laburo y está ahí, en el escritorio de enfrente: no me habla. Apenas un "Buen día" seco, sin emoción. En el resto del día que tengo que compartir con ella, ni me mira.
Y pienso "está bien, es lo que le pedí: que se aleje de mi, porque me hace mal", al menos tiene en cuenta lo que siento. Aunque sea un poquito me quiere.
Pero qué bronca, loco!! Por qué carajo no se levanta con un impulso de pasión y me dice lo que me encantaría escuchar?? Que me extraña, que no puede vivir sin mi y todas las cursilerías existentes???
Porque es obvio: si hace eso, la mando a la mierda.

Cuando terminó con su reflexión, habiéndolo escuchado atentamente, le pregunté a mi amigo: "Estás seguro de que no sos mujer??".

viernes, 20 de agosto de 2010

Truenos internos

Si prefiero callar, pego los labios.
Si no quiero tocar, contraigo los dedos.
Si elijo cegar, cierro los ojos.
Si evito olfatear, bloqueo la nariz.

Pero si no quisiera escuchar, cómo se cierran los oídos?

...

Sin embargo, a veces el trueno no disimula el fragor.

martes, 10 de agosto de 2010

Ramadán

Me despierto acalorada (ellos no). El acolchado pesa mucho. Hago fiaca en la camuchi 10 minutos más (ellos no). Caliento el café con leche mientras me visto (ellos no). Voy al baño, me lavo los dientes, me peino y salgo hacia el trabajo (ellos no). Viajo en colectivo escuchando música (ellos no). Miro por la ventanilla sin pensar en mi alrededor...



Dos bultos con estampa escosesa en el palier. El portero del edificio abre la puerta "Pentágono" y la traba con un tope. Baja un escalón y patea una colilla de cigarro dos escalones más y hasta el cordón de la vereda. Mira hacia el rincón y le habla a unas frazadas sucias:
- Vamos, muchachos, arriba que tengo que manguerear -.
Un señor canoso y barbudo emerge de entre las mantas, elevando sus brazos al cielo interrumpido por el techo que los resguardó, para desperezarse, y contesta en un bostezo:
- Buen día Rodo, y gracias - ahora al compañero - Dale Beto, ya es hora, vamo' a ver que nos toca hoy -.
Se incorporan ya vestidos en andrajos, envuelven sus bártulos con los mismos trapos que los acobijaron y salen a la carga... de otro día más...



Y ya los perdí de vista, pero no de mi atención. Porque ya sé cómo va a seguir mi día, pero el de ellos no.

jueves, 5 de agosto de 2010

Caras

Creo que hay gente que tiene cara común y gente que tiene cara rara.
Hay gente linda con cara común y gente linda con cara rara.
Cuando miro una cara, trato de imaginármela de vieja. Si no logro generar esa imagen en mi mente, sé que, indefectiblemente, se trata de una persona bella. Pero si puedo hacerlo sin esfuerzo no creo que sea fea. Sólo me genera más ganas de dejar de mirarla para empezar a observarla. Aunque ese tipo de gente muchas veces me decepciona en otros aspectos.
La fealdad es otra cosa.

lunes, 2 de agosto de 2010

Anonimous

A quien corresponda:

"Me encantaría saber quien sos, pero me alcanza con que lo sigas leyendo. No sé de qué forma se agradecen los halagos anónimos. Espero seguir complaciéndote! :)"

Espero que ésta sea una manera...

lunes, 26 de julio de 2010

Escape Animé

Lacio y brillante, un flequillo perfecto sobre las cejas. Cara angulosa pero con cierto pulido suave y sensual. Flaca, flaca, flaquísima; pero fibrosa. Viste un trajecito azul eléctrico, chaqueta corta, abotonada, solapas redondeadas, sobre una polera blanca. La falda plizada ruega que ninguna ráfaga la acose. Medias "Silvana". Botas también blancas de media caña, en punta, taco de 10 centímetros. En su cartera apenas si caben las llaves de la casa pero todas las estrellas del cielo.

La humedad en el fino rabillo de sus ojos la empuja a cruzar Córdoba corriendo y perderse entre las sombras de los árboles y los autos estacionados sobre Mario Bravo, mientras el señor Haruto despotrica desde el balcón sobre la marquesina de la tintorería agitando los brazos al aire.

En el taxi a mitad de cuadra, la espera Romina luciendo una intelectualidad rimbombante. Seria, misteriosa, decidida. Solo denota su fragilidad con la mirada de sus ojos redondos y negros como caramelos Media Hora, perdida en la sonrisa de Mei...

jueves, 22 de julio de 2010

Smells Like A Teen Spirit

Antiguo empleado canoso, piel seca como entalcada con Heno de Pravia, sigue las instrucciones de su abogada para jubilarse.
Administrativa de unos 39 años, rubia con rulos, aliento a tabaco desde los 13, aprovecha salir de su micro-oficina para lucir sus tetas alevosas.
Cadete asiduo charla y entretiene con Dior Homme.
Motoquero con impermeable negro y destellos fosforecentes, no tan impermeable, se hace el simpático.
Otro cadete banana-boy tira sonrisas insoportables de Pino Colbert.
Trabajador con transpiración añeja revuelve las pelusas de su bolsillo buscando 10$.
Abogada del antiguo empleado canoso habla con altanería usando Flower, by Kenzo.
Dueño de empresa que se levantó apurado, reclama el aumento de las multas con vahos de acelga del día anterior.
Obrero llega a las 10 de la mañana, buscando orientación para su trámite y la dirección de AA.

Empleada del Instituto sale a comprar un "Glade Toque" y lo activa sin pudor!!!

lunes, 19 de julio de 2010

3 tiros en el pecho y "Miércoles - Amarillo"

La ciudad está bajo un tinglado de chapa a modo de bunker.
Estamos yendo en auto con mis viejos por una callecita empedrada y angosta hacia un destino que desconozco, símil vacaciones.
Paramos en un kiosko a comprar un matelisto. Baja mi mamá pero no se dá cuenta de que el negocio está siendo asaltado. Se acerca demasiado y el chorro (idéntico a Sawyer el de Lost) le mete tres tiros en el pecho. Cae desmayada. Intento llamar al 911 pero mi madresanta se reincorpora:
- No hace falta, me siento bien -.
Llueve y volvemos a casa. Mi vieja ceba mate con sus tres tiros todavía puestos y miramos la tele. La incisión de la bala está aún en su camisa blanca, pegada al cuerpo por la sangre seca. Todos se mantienen indiferentes a las heridas. Yo insisto en llevarla a un hospital y mi viejo argumenta:
- Si ya no sangra!-.
Me tiro en el piso para aliviar el verano con el frío de las cerámicas. Apoyo mi cabeza sobre la panza de un tipo pelado. A su vez, sobre mi panza, se apoya la cabeza de un hombre que me gusta y acaricio su pelo.
- Me voy, me abrís? - me dice. Y lo acompaño hasta el hall de entrada del edificio.
Tengo un papel del tamaño de un boleto de colectivo para darle con un mensaje importante. Una vez arriba del auto, le paso el papelito por la ventanilla del acompañante.
Él lo mete en la guantera del auto sin leerlo y arranca la marcha muy rápido.
Mientras subo en el ascensor, recuerdo las palabras anotadas en cursiva con fibra negra, independientes entre sí, pero relacionadas, sin duda:

Miércoles
-
Amarillo
Aliviada, suspiro como una niña que resuelve una ecuación en 4to grado.

lunes, 5 de julio de 2010

Después de la siesta...

Llueve y estoy perdida en MDP. Con lo que ODIO Mar del Plata...
Paso por lo de Melina y sigue embarazada pero su panza es transparente y puedo ver a Gaby.
“Qué bueno que viniste, tengo tu saco para devolverte", me dice y saca del ropero un saquito marrón, tejido, cruzado, con un lazo y algunos brillitos.
Vamos a la playa con Mercedes, su mamá. Nos metemos al mar. Se vino un tsunami en la playa pero no nos damos cuenta porque no llegó la ola todavía. Primero están llegando animales. Estamos nadando, y al lado nuestro hay un lobo marino enorme. Con unos dientes como los del Zunga (no quiero decir que El Zunga sea dientón, sino que tiene una dentadura muy particular). También muchos peces. MUCHOS.
Cuando vemos que viene la marea salimos del agua corriendo.
Se revuelve hasta la arena y sale de abajo un mamut, tamaño pony, vivo y barritando.
Nos vamos corriendo a refugiarnos en una cabaña. Ahí están mis abuelos y mis viejos.
Mi mamá está contenta de verme pero muy celosa porque la panza de Melina es transparente y la de mi hermana no.
"Sabes que? No me importa, porque yo tengo un mamut chiquitito", me dice mi madre.
Lo saca de la pieza y lo muestra en sociedad. Era el mismo mamut que salió de la arena. Me cuenta que lo encontró en la playa y que se va a hacer millonaria por tener un mamut enano VIVO. Le puso de nombre ELVIS.
“Me cagaste el nombre del gato!!”, le digo yo. Ofendida, me pongo un sombrero de copa y me voy enojada bajo la lluvia.

viernes, 2 de julio de 2010

Siesta

Bruce Willis y Mario Baracus son dueños de una chatarrería en Lanús. Ellos viven y trabajan ahí. En realidad, lo de "trabajan" es una pantomima, porque están todo el día haciendo crucigramas, cada uno en su escritorio lleno de cachivaches.
Los que realmente trabajan son todos los niños perdidos que también viven en la chatarrería. Pero no son niños perdidos como los de Peter Pan. Son niños perdidos explotados, que levantan repuestos de máquinas, limpian baños, martillan fierros y se esconden de Bruce y de Mario.
Porque ellos se desentienden de la convivencia, y juran que si alguien los estorbara, lo colgarían de la biga central del galpón. Pero así mismo, nunca mueven un dedo e influencian a los niños a que lo hagan por ellos. Así que los pibes viven ahí amenazados implícitamente.

Y no sé cómo ni por qué, acá estamos con Rochita y Vicka. Recién llegadas, hablando en susurros con otros niños de alrededor de 15 años como nosotras, sobre las "reglas" del lugar.
Trabajamos para no ser descubiertas. Vicky está muy cansada y preocupada por la Pirula. Se siente enferma, y Rochita y yo nos encargamos de todo para que ella pueda descansar.
Bruce no está. Salió a cirujear.
Mario está sentado en su escritorio. El despacho es un rincón del galpón, justo antes del pasillo que lleva a la calle. Los dos escritorios están de espaldas a la puerta, uno a cada lado de ella. Está concentrado en su Claringrilla.
Rochi y yo vigilamos. Decidimos que no podemos resignarnos a vivir ahí y tenemos que llevar a Vicka a un hospital.
Mario se levanta para ir al baño. Oportunidad perfecta!
Levantamos a la convalesciente entre las dos, colgando sus brazos en nuestros hombros y encaramos a la puerta. Cuando estamos llegando, escuchamos el agua del inodoro y aceleramos el paso.
Mario percibe que algo está faltando y sale a perseguirnos.
Es muy difícil correr con alguien medio muerto colgado de la espalda, pero a medida que nos acercamos a la calle, Vicka se va recuperando.
El pasillo es alto y está pintado de blanco. Recién pintado. Es íntegramente de vueltas en U, como un pasaje peatonal para cruzar las vías del tren. Estamos mareadas, nerviosas y asustadas. Ya no podemos volver.
Rochi me frena, me mira y como poseída, me dice con los ojitos voleados: "Corran, yo me quedo de ayudante", y vuelve corriendo por dónde veníamos.
Sigo con Vicka ya mucho más recuperada, puede caminar sola. Estamos a un paso del umbral de la vereda y dejo ir a buscar a la Piru.
Vuelvo por Rochi. NO puedo dejarla ahí. Ese Mario es un pederasta.
Camino tratando de tranquilizarme e idear un plan, pero no se me ocurre nada.
Llego, y Roo está lavando ropa. Todos jeans y mamelucos. Me ve en el lavadero y me dice impaciente que me vaya, que nos van a descubrir.
Quiero aprovechar y meter a lavar un jean mío pero el lavarropas ya está en funcionamiento.
"Rochi, vos acá no te quedás. Reaccioná! Nos vamos AHORA".
Y corrimos. Corrimos por ese pasillo interminable, con la respiración de Mario cerca, muy cerca.
Vemos que el pasillo deja de serpentear, y la posibilidad de trepar a los techos.
Sube Roo, y me extiende la mano para ayudarme a trepar.
Pero no puedo. Estoy paralizada. Estoy acostada en la medianera, con el cuerpo extendido e inmóvil.
"Rochi, andáte. Haceme caso.". Pero no me da bola.
"Rochita me vas a hacer enojar!!! ANDATE! Corré!".

martes, 29 de junio de 2010

Hipnosis

Sus recuerdos están trillados. Si le pido un repaso desde que tiene memoria, emergen desde humillaciones en salita verde hasta la soledad y el cautiverio extremo de su independización. Una y otra vez.
Describe las situaciones con palabras justas; minuciosa y desgarradoramente; las recuerda con un sentimiento genuino y explica los rasguños de su alma con comparaciones ideales. Sin embargo no llora. Nunca llora. Pero tampoco se ríe. De nada, ni siquiera con ironía. Cuenta siempre los mismos acontecimientos con la parsimonia y la sobriedad de un cortejo fúnebre.
Trato de husmear en su cabeza, increparlo con preguntas cerradas, acorralarlo a los placeres naturales de la vida, pero hasta cuando habla del amor de su vida dice "la primera vez que cojimos"...
Por más empeño que le ponga, no logro revivir sus momentos felices. Sé que los hay, sé que están ahí, escondidos entre sus dentritas lastimosas pero no puedo picarlos.
Conozco que lo ascendieron en la empresa, que sólo le faltan 3 materias para ser licenciado y que su hermana tuvo gemelos. Pero nada logra conmoverlo.
Puedo notar que valora las circunstancias positivas, pero no las vive. Apenas si llegan a esbozarle una sonrisa. Algo dentro de su ser le impide estremecerse en una carcajada auténtica, una felicidad legítima. Al menos UNO debería brotarle y salpicar su traje de hombre serio. Pero no. Es impermeable.
Y así, en esta caravana de solemnidad, va destrozando los instantes afortunados que van naciendo porque no tiene ninguno limpio con qué compararlo. O quizás está incapacitado para ser feliz... Algo o alguien truncó su capacidad de amar...


- Esa es mi teoría. Usted qué dice, colega?

martes, 22 de junio de 2010

Qué vida más Master...

Sillón para apoyar ropa que estaba en el perchero: Me lo regaló mi viejo.

Enduído para pared: Me lo convida mi mamá.
Ser amiga de Vicka y no tiene precio.



Contrato de adopción: Impreso en el trabajo por $0.-


Curitas: $2.- (2x1 en Farmacity)


Auriculares Sony con garantía de 6 meses: $80.-

Vivir con la compañía de Elvis no tiene precio.

lunes, 14 de junio de 2010

Elvis ♥♥♥

Un día, La Canelón (si, es como María Fernanda Callejón, que todos le dicen "La Callejón", pero ésta es La Canelón), me dijo:
-Friducha va a tener cría... -
Y yo dije:
-Aham... -
La verdad, que con la experiencia de cuelgue que tuve con María Tella, estaba asustada. No quería, otra vez, tener que "bancarme" a un animal.
Pero tenía ganas de tener una compañía, así que agregué:
-Tu gata es muy peluda?-
Y La Canelón me dijo que no.
Y al rato le volví a preguntar:
-Tu gata es muy peluda?-
Y me volvió a decir que no (parece que estaba atenta la muy zorra).
Y se lo pregunté varias veces para cerciorarme (es que ya me había dicho que era abogada, pero la "cara de abogada" es a "cara de Disney", lo que la "cara de mayonesa de Tía Susana" es a "cara de flancitos de Mamá Cora").
Entonces fuí a conocer a Frida, para comprobar que la gata no era peluda y que la muy tola de La Trapa no me mentía (La Trapa es la misma que La Canelón), (de paso le chusmeé a ver si tenía el diploma colgado, pero no lo ví...).
Efectivamente, Frida no es peluda. Y estaba gordísima.
Mientras tanto, los amigos me iban convenciendo de que los gatos son más independientes, que se bañan solos, que hacen pis en las piedritas, etc etc... Y yo les creía.
Después de un tiempo que no tengo idea cuánto fué, pero que era más de lo estimado es seguro, y después de un montón de problemitas que tuvo la santa madre felina, nacieron dos especímenes hermosos. Una noche, antes de ir a lo de Diegote, los pasé a conocer. Me derretí.
No recuerdo qué pasó en el medio, quizás vagamente algo sobre comprar una red de seguridad para el balcón o algo así, pero la cosa es que el viernes 4 de junio vino La Trapa a casa con un animalito en la mochila (y no voy a dejar de mencionar el ramo de flores).
Firmamos el contrato de adopción con Douris como único testigo, y desde entonces, entre otras peripecias y cursilerías, no deja de hacerme muy felíz!!!
Así que les presento a Elvis:

Gracias Trapa por Elvis! (Aunque me re cagaste Trapo sucio: el re peludo el cat!)
Gracias Peta por las fotitos!
Gracias Nandouuu por Liniers!


Gracias Elvis por tus ronroneos!!! ♥♥♥

jueves, 3 de junio de 2010

Ideas para zafar un domingo de jubilado

  • Desayunar temprano, café con leche y facturas, mientras mi viejo hace zapping de TC 2000. Empezar a preparar la parrilla y las tablitas para el asado en Ezeiza.
  • Ir a tomar mate a la costanera, con la bufanda hasta el mentón, charlar con los vendedores ambulantes y compartir una porción de torta de ricota con El Chancho Gordo y El Pelado abajo de la glorieta, mientras los chanchitos andan en bici por ahí.
  • Tomar un colectivo hasta plaza Las Heras y chusmear la feria. Pitar viendo el atardecer rosado, en silla de indio, contemplando equilibristas y esperando que se caigan.
  • Comer fideos naranjas en lo de los abuelos, de postre duraznos en almibar, sobremesa con café. Esperar a que más tarde me ofrezcan pan con manteca y queso, una banana, nueces, berenjenas a la provenzal, un pedacito de pollo, licor de chocolate. Mirar tele, que me pregunten cuándo me pongo de novia, tomar un té de boldo y quedarme a dormir.
  • Apoyar el lomo en el pasto húmedo de la casita de Airlton, a absorber el rocío de la noche catarinense, mirando las estrellas mientras los grillos cantan del calor.
  • Que La Enana me cebe mate mientras limpio. Y escuchemos cumbias viejas y después Sabina.
  • Ver una peli en un sillón confortable y alguien juegue con mi pelo, mientras llega nuestra grande de muzzarella.
  • Prender un sahumerio de patchouli que me regaló Gobis y dar vuelta la casita de Kiú al ritmo de Amy Winehouse, hasta no terminar de decidir nada y finalmente, dejar todo hecho un quilombo para tirarme en la cama deshecha a escribir boludeses...

lunes, 31 de mayo de 2010

Pasión

Me rompe las pelotas el mundial. Me da asco. No hay otra cosa más cabeza en qué pensar???

miércoles, 19 de mayo de 2010

Zzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzz

La gente ve como se te cierran los ojos por inercia.
Se te cae la cabeza con tanto peso que te duele el cuello y te reincorporás del susto.
Si viajás en bondi, te golpeás contra el vidrio.
En una reunión de amigos quedás como un flojito y amargo.
Tu jefe te puede llegar a echar.
Sentís el cerebro hinchado y te ponés MUY irritable.
Contestás cualquier cosa.
Ansiedad por volver a tu casa.

La re concha de la lora! No hay nada más feo que tener sueño!!!

martes, 11 de mayo de 2010

Cantar

Cantar es sublimar sonrisas internas.

Relajar el pilar de los pensamientos y el gasoducto de la liberación en un suspiro colorido.


Cantar es ser viento del bosque.

jueves, 6 de mayo de 2010

Mal necesario

Frunzo el ceño y aprieto la mandíbula como un Pit Bull. Cierro los puños y retraigo los dedos de los pies. Braman mis piernas hasta sacudirse en un repiqueteo enérgico. Bajo la cabeza y me cubro la cara con los brazos. Me levanto casi en un salto y quedo erguida en una tensión que mantiene la expresión satánica, pero ahora la boca está abierta en todo su esplendor, exhalando la putrefacción que me generaron, en un volumen que desea explotarles los tímpanos hasta desangrarlos. Desangrarlos lentamente.

Bronca, rabia, furia. Y lloré y lloré y lloré de la ira. Con aflicción, agitada, me agarré la cabeza, me tiré de los pelos. Lloré a los gritos. Inspiré por la boca con tanta fuerza que casi me ahogo con mis propios labios. Me soné los mocos y seguí llorando con más ganas. Apreté los párpados y las lágrimas brotaban igual.

No me gusta llorar, pero no quise detenerme hasta desagotar por completo toda la sal que venía acumulando, y lloré a lágrima viva.


Cuando cayó la última gota, me relajé. Ahora se me desempañaron las pupilas y la retina está más nítida. Podría escuchar caer un alfiler en el primer piso, o percibir qué flores tiene la misma vecina sobre la mesa del living.

Hasta la frente y la nuca me saben a limpio.

Definitivamente me siento mucho mejor.

viernes, 23 de abril de 2010

Sueños dulces

Siendo las dos de la tarde, recuerda de repente que anoche soñó que la besaba.

Indefectiblemente, saboreará su sonrisa el resto del día.

miércoles, 21 de abril de 2010

9 de Oro

Como todos sabemos, en un cumpleaños, el agasajado tiene que ser el cumpleañero; además, mi psicóloga me dijo que tengo que empezar a exigir ("¿Y cuando yo empiece a exigir, qué? Porque yo puedo empezar a exigir, ¿o no puedo? ¿Qué pasa si yo digo: los muebles son míos? ¡Las cacerolas son mías! A ver, a ver, ¿qué pasa, eh? ¿Qué pasa?") así que les paso una lista con algunas cositas que ando necesitando:

  1. Ollas (Gracias Familia!!), pizzeras (Gracias Abues!) y asaderas en varios tamaños, vasos (Gracias Fumados!), escurridor de vajilla (Gracias Abues!), pisapapas (Gracias Enana!!). Platos (Gracias Fumados!). Quién quiera demostrarme todo su amor con una heladera (Gracias Erik!!!) y/o lavarropas y/o compu, se hará acreedor de una noche a solas conmigo.
  2. Ropa interior (ojo que esta es muy personal), medias (y/o zoquetes y/o bucaneras y/o lo que sea), camisetas de algodón (Gracias Enana!!) que tanto me gustan en colores lisos. Algún que otro bolso y/o camperita.
  3. CD´s, me dá igual que sean originales o truchos (aunque los primeros son más lindos :P). He aquí la lista de los pretendidos:
  • MGMT (Gracias Muerto!)
  • Gorillaz (el último)
  • Sissors Sisters
  • Los Fabulosos (Hola y
  • Chau (Gracias Vicka!!!))
  • Los Tipitos
  • Cuentos Borgeanos
  • Lady Gaga
  • Aterciopelados
  • Beatles (cualquiera menos St. Peppers)
  • Jarabe de Palo
  • Johny Cash
  • Molotov (Gracias Nandou!)
  • Moby
  • The Doors
  • Divididos (Gracias Pable!!!)
  • Dejo abierta la puerta por si se les ocurre algo que les parezca que me puede gustar mucho.

También serán bienvenidos los voluntarios para ayudarme a pintar el baño, cambiar los cueritos de las canillas de la cocina (Gracias Vicka y Nandou!!!), arreglar la estufa, y poner la madera en la mesa, entre otros.

Y todo aquel (♫♫♪ que bese mis labios, sentirá desfallecer... ♪♫) que no pueda adaptarse a lo solicitado, sepan que las exigencias son flexibles: pueden cambiarse por muchos mimos, pero ojito! Que subió la cotización... De todos modos, previamente se deberá conversar sobre esta posibilidad con la susodicha, que soy yo.

Gracias a todos por su atención y colaboración para hacer de éste, un país mejor, y sin tantos pobres como esta humilde servidora que les escribe éstas líneas.

lunes, 19 de abril de 2010

Préstamo

Mi hermanita agarró el micrófono y dijo: "Hace mucho, muuuucho tiempo, como treinta años casi, no se pudo hacer una fiesta y una chica no pudo bailar el vals con su papá. Hoy quiero hacer que esas dos personas bailen ese vals que no pudieron bailar nunca". La agarró a mi mamá de la mano y la llevó hasta donde mi abuelo.
Ella se desgarró en un llanto interminable y él, que siempre fué un alemán muy parco, le susurró al oído: "No llores, tonta, que me vas a hacer llorar a mi".

Entonces, mientras sonaba El Danubio Azul, vi muy borroso, a Marielita, con el pelo llovido y rubio, delgadita, en un vestido blanco sencillo, flotar abrazada a su papá en una noche que podría haberle pertenecido un largo tiempo atrás...




(La técnica de respirar profundo y contener la respiración para que no se escapen las lágrimas me la metí sabés donde, no?).

jueves, 15 de abril de 2010

Edad

Ese día de febrero me había ido a dormir temprano. Me sentía muy mal.
Últimos mensajes con unos amigos que preguntaban sobre mi salud.

Me dormí pensando en ellos.

Sergio me lleva en moto a un barrio de Quilmes. Entro en un pasillo angosto, con el piso de tierra. Hago 20 metros y se ensancha. La mitad del camino se hace de baldosas flojas y rotas. Treinta pasos, se vuelve a enangostar y es de tierra, con unas maderas arriba para no llenarse de barro cuando llueve.
Sigo caminando y ya me pesan los pies como a Neil Armstrong con sus botas espaciales... este pasillo es larguísimo.
Después de las ventanas a mi derecha, empieza el césped. Flores violetas y rojas decoran los bordes de un tapial blanco que me llega a la cintura.
Escucho un llanto del estilo del bebé de Max Paine, pero de otra edad. Yo sé a quién pertenece y acelero el paso. Cada vez lo escucho más fuerte, pero el pasillo es interminable y sigo corriendo por el pasto.
Corro con ganas, pero el aire a mi alrededor tiene la densidad del agua. Quiero llorar yo también, pero de la bronca por no poder llegar más rápido. Pongo mi mente en blanco, pienso en positivo, pienso en seguir corriendo con toda mi fuerza. Cuando me quiero acordar ya estoy llegando.

Entro en un patio de baldozas grises como las de un departamento que fui a ver en Rondeau y Maza. Tiene sogas de alambre en donde colgaron camisetas blancas. A mi derecha está la puerta de la casa. Entro.
La cocina es amplia, el piso es oscuro. Maldita Marina está apoyada en la mesada, con una mano tapándose los ojos mojados. Me acerco corriendo como venía y me detengo en seco frente a ella. Me mira, me reconoce y me abraza. Con el mismo abrazo, la levanto un poquito en el aire, como un abrazo de gol pero tranquilo.
Trato de tranquilizarla, pero está muy acongojada. Me mira a los ojos y me pregunta retóricamente:
-Por qué me pasa esto a mí? No puedo lo puede creer. No puede estar pasándome. Entendés que tengo 24 años??!!

miércoles, 14 de abril de 2010

Inevitable

Trataba de disimular las ganas de llorar junto al teléfono. No quería que se me quiebre la voz y hablaba rápido y alto para que no te enteres...
Es que leí tu mensaje y en 9 palabras banales, leí entre líneas un "gracias" añejado por 3 años.
Atrás del "gracias" había un pequeño "perdón" tímido, consciente y responsable.
Cómo no llamarte para escuchar en vivo tu alegría? Cómo no sentirme orgullosa si fuí parte del esfuerzo? Cómo no felicitarte si valió el sacrificio humano?
No quisiera caer en la soberbia, pero siempre supe que hoy ya estaba logrado. Porque de una u otra manera confié en vos. Y aún lo hago.
Creo que después del "te quiero mucho" induciste al fin de la comunicación a propósito, para cuidarme y para cuidarte. Porque sabés cómo son las cosas. Sabés cómo somos.
Porque trataba de disimular las ganas de llorar junto al teléfono pero te diste cuenta.

lunes, 12 de abril de 2010

Pesadilla sobre el final (sin sentido)

Vivo en un departamento de techos muy altos y columnas torneadas. Es grande y hermoso, con una escalera de mármol que lleva a la habitación. Es un edificio antiguo. Tengo un montón de vecinos jueces, abogados, escribanos y etcéteras, y están tirando a la calle un montón de sillones viejos, con algunas roturas en el tapizado. Me encantan. Me los voy a quedar a todos.

Mis hermanas y mi primo Leo que vino de Rosario me están ayudando con la pseudo-mudanza. Los vamos entrando de a poco porque son un montón y pesan mucho.
Hace un rato vino un tipo, con un camión con el fileteado del Ejército de Salvación, y se quería llevar el del tapizado verde que es igual al de mi profe Nikkei.
Como no le creí que sea del EDS empezamos a discutir y le dije que no se lo puede llevar, porque es mío. La tuve que llamar a mi mamá para que le diga que esta reservado para mi. Entonces se fue por fin.

Ahora necesito una mochila para que Vir lleve los CD´s porque pesan menos.
Antes de irnos, miramos tele y le avisamos a mi mamá que la casa quedó impecable, excepto por el comedor que está lleno de botellas de birra vacías y colillas de pucho en los ceniceros.

Salgo de la casa sola. Camino por Rivadavia desierta, hacia el lado de Av. La plata. Anochece.
En una esquina un linyera me agarra del brazo y me empuja hacia un rincón tan oscuro que apenas si veo. El linyera me dijo que si quiero zafar, me quede quieta.
Me muero de miedo. Hasta que diviso en el mismo rincón a un nene de unos 2 años, rubio, un querubín.
Ya pasó el peligro y el linyera me explica que en ese barrio hay mucha gente deformada a la que todos le temen, pero que son gente buena.
Me deja bien en claro que los bándalos son los adolescentes.

Enfrente del recoveco donde me encuentro hay un supermercado “Leader Price”. Son las 20.30 hs mas o menos y los empleados terminan su jornada. Son todos adolescentes cual Hight School Musical pero con chombas verdes.
Se acercan a nosotros bailando Thriller, de Michael Jackson y empiezo a luchar con ellos.
Sin darme cuenta, mi cuerpo se mimetiza con el de los linyeras a mi alrededor y me es muy difícil moverme, me canso mucho...
Estoy agotada y ya les empiezo a pegar con un trapo sucio que tiene marcadas dos huellitas negras, que dejó el bebé que estaba a mi lado.Les pego en la cara y me río, porque son todos ex compañeros del Sopeña, de todos los cursos, pero siguen igual, así de pendejos.
Jajajajajajaaja, a uno lo levanté de la cintura y voló por el aire. Cayó del otro lado de la góndola de los productos de limpieza!
Hago esto desde la entrada de un shopping que ya visité antes pero no recuerdo su nombre. La forma edilicia es circular. Abajo hay negocios de ropa de fiesta, zapaterías, puestos de flores y pañuelos. En el medio una escalera caracol mecánica que lleva a los cines.
Termina la batalla con los adolescentes y procedo a retirarme, no sin antes saludar a mis amigos los linyeras deformes, quienes me recomiendan que tenga cuidado.

Doy la vuelta y me choco con un hombre. Le pido disculpas y cuando lo miro, me asusto, me dá mucha impresión su aspecto de cíclope-reptil: tenía la piel color marrón, o verde, o mostaza, algo así y se parecía mucho a Claudio, el orco limpiaparabrisas, pero con un solo ojo enorme y los brazos un poco mas cortos, pero como si el antebrazo estuviera pegado al brazo, y las manos le quedaban sueltas arriba a la altura de los hombros. Camina con dificultad, parece que se paspó.
Trato de templar mi miedo para que el pobre hombre no se sienta mal.
Me contó que se llama Palonio y que va al almacén a comprar birras. Lo ayudo con la puerta, él entra y yo sigo. Entro al negocio de al lado, que tiene rejas rojas, a pedir cambio. Siento mi cuerpo torpe, como si se hubiera mimetizado con Palonio esta vez.
Cuando me doy vuelta para salir, Palonio está atrás mío. Otra vez me asusto, pero me hago la boluda y le digo: “No había birras al lado? Acá creo que tienen. Nos vemos, Palo!”. Y me voy caminando rápido.
Estoy yendo a lo de Leti. Me acuerdo que la Enana Castro me dijo que, de Boedo para un lado era peligroso y para el otro lado no.
A medida que me alejo, mi cuerpo vuelve a la normalidad, y disfruto de la metamorfosis.

Llegué a Boedo, y antes de cruzar la calle, veo enfrente un carrito de cartoneros. Estiro la visión y los identifico en la esquina siguiente, cruzando el puente que salta las vías del tren.
Me reflota en la cabeza que tengo en el bolso la plata que me prestó Roochita, las tarjetas de créditos y el celular; entonces me vuelvo sobre mis fucking pisadas.
De enfrente y en diagonal hacia mi, viene un chico que parece el hijo no reconocido de Pablo Lescano, con una rama de un árbol en la mano. La golpea contra la otra cantando “Palo, palo, palo” (al ritmo de “Palo, palo, palo, palo, palito, palo, e”, pero llegando solamente a los primeros 3 palos).
De frente, por la misma cuadra sobre la que camino, viene Damo, el amigo de Pable, vestido con un enterito de jean azul.
Entre los dos, me acorralan. Me siguen cantando la canción de “Palo, palo, palo” y me acuerdo de Palonio... Era deforme, pero buena onda.
Damo me dice: “No entendés lo que es PALO?”.
Busco escape, y veo enfrente una fonda en una esquina. En la puerta hay una camioneta 4x4 negra, y en el asiento del acompañante una mujer que canta. Le grito: “Señora!!! Señora!!!”, para que reaccione y me ayude, pero ella tiene la música muy fuerte y los vidrios cerrados. Sigo gritando: “Señora!!! Señora!!!” y el hijo de Pablo Lescano advierte: “No sirve de nada”, y los dos me hacen burla y me dicen a coro: “Signora!!! Signora!!!” (como decía Juan Carlos Tellez allá por el verano del 2003/2004). Se ríen como dos hijos de puta.

Ya están lo suficientemente cerca de mí para tomarme del brazo, uno de cada lado. Entonces, los tres cantamos el tema “Señora de las 4 décadas”, haciendo con los pies el pasito de Ritmo de la Noche, el de “Gomazo súbete, muévete, pum para arriba y otra vez”...

miércoles, 7 de abril de 2010

Contradicción del halago

Todas las expresiones que se pronuncian con los ojos entrecerrados, la lengua floja, los labios relajados, el cuello un poco estirado y las manos en el bolsillo acariciándose la nutria sin el más mínimo disimulo me hacen sentir sucia, denigrada, exausta de escuchar siempre la misma cantaleta que ya se convierte en un insulto.
Me pregunto por qué. Por qué a mi, que no soy vedette, ni modelo, ni estoy recontra buena, que no exhibo mi cuerpo desnudo, que a veces ni me maquillo... Por qué tengo que soportar la idea de que me dediquen 30 puñetas, por qué me veo obligada a sentir el asco y la repulsión en su máxima expresión como condimento a mis ya existentes problemas cotidianos, el cansancio diario, como si no tuviera otra cosa que hacer que tolerar babosos...
Cómo conservar la femeneidad, cómo ser respetuosa, cómo responder con sutileza sin exponerme al peligro, cómo no perder la frescura de la sonrisa conviviendo con este ultraje regalado?
Por qué no pueden observar a una mujer en silencio, saborarearla desde lejos como un helado de chocolate amargo, sin hacerla sentir una mierda?

Lo suplico como una víctima a la que están por violar, porque a eso me trasportan. Un poco de consideración. Caminen en mis zapatos de gamuza azul un rato...

Y cuando se les esté por ocurrir decir algo así como "Te chupo todas las tetas, perraaaa!!!", piensen que es lo mismo que una patada en el orto bien puesta, y hagan como Mr. X: acuérdense de su vieja!!!

miércoles, 31 de marzo de 2010

Querida Pendejita:

El miércoles fué tu cumpleaños. 15. Qué número de mierda, Vir. Será que cuando cumplí 15 la pasé tan mal... Sé que mamá puede llegar a leer esto, y por ende papá se va a enterar, pero la pasé muy mal y no lo voy a ocultar.

No fué nada de lo que esperaba. Había pedido la fiesta o la plata en efectivo para comprarme ropa. Y no hubo ninguna de las dos cosas. Solo una reunión en casa con la familia y algunos amigos. La tía Pochi y la tía Ali pretendían que me ponga un vestido blanco que era de La Vero y no lo había podido usar... Tenía un souvenier que no tenía nada que ver... No sé. No me acuerdo de nada. También tengo en cuenta que cumplí los 15 en el 2001 y que la economía del momento no ayudaba mucho. Pero hubiese preferido nada. Ahora lo veo un poco menos doloroso que en ese entonces, porque no es más que una ñoñería de mujeres, pero que después te afecta en cosas como ésta...


Vos ya tenés fecha de fiesta. Me siento un poco mal porque por una cosa o la otra no pude colaborarte con nada más que con mi humilde opinión en algunos detalles. Hubiese querido estar más presente, al menos hacer algún aporte de dinero, pero resulta que también soy pobre. Soy un fiasco de hermana mayor. Perdón.


El otro día recibí la invitación de tus (todavía para mi) pequeñas manitos y tuve que hacer fuerza para no llorar. Es que para mi sos tan pequenita aún...
No te llevo tantos años de diferencia, pero sin embargo casi que te crié, te acordás? No creo... Te daba la mamadera, Te hacía dormir (Te acordás que me decías: "Bar, me chupás la oreja?" jajajaja), te cambiaba el pañal (y siempre me peleaba con mamá por eso porque cuando se terminó el óleo calcáreo había que lavarte la "caquita santa" como decía ella, con la mano!)... Fuiste más que un Yoli Bell para Fer y para mi.
Y a medida que vas creciendo, voy reaccionando y reflexionando en lo difícil que debe ser, ser madre. Te observo y te recontra observo y no dejo de asombrarme. Ya te estás convirtiendo muy despacito en un adulto (MUY DESPACITO. ESPERO). Tenés tus propios valores, tus creencias, tus respuestas, tus enojos, tus risas, tus cariños, tus decisiones, tus tetas!!! jajaja

Como hermana mayor siempre siento una responsabilidad tácita con mis hermanas. Con las 2. Si les puedo regalar algo que les falte, ayudarlas, escucharlas, aconsejarlas o lo que esté a mi alcance que al menos les saque una sonrisa. No siempre puedo cumplir y eso me hace mal, me da mucha impotencia.
Tengo que asumir que no soy la madre de nadie.

Te estoy preparando un regalo que considero muy especial y ojalá que a vos también te guste y te signifique tanto como yo lo siento.

No sé, estoy medio pelotuda-sensiblona pero te lo quería decir porque el otro día no te dí mucha bola, excepto por el huevazo en la frentota, y últimamente estoy medio ída, pero no dejo de desear que tu fiesta sea tal y cual como la querés, y tampoco dejo de amarte como siempre o más.

Te mando una lamida de cachete de esas que no te gustan!

Tu hermana mayor.