martes, 29 de diciembre de 2009

Virtualidad desvirtuada

Tengo una amiga que ceba mate virtual. No conocía que uno podía tomar mate así. "Esto es cualqui", decía una voz en mi cabeza. Después se me hizo costumbre llegar y decir: "Sheebs, yo quiero un amarguito". Parece una boludés pero al final me termino imaginando que tomo mate y aunque tenga la panza vacía, me reconforta como si lo hubiese ingerido. Quizás fué la sugestión que me dejó acerca de este ritual el post de otro amigo.

Pero no. Es la que la imaginación es tan maravillosa...

Me acuerdo de un capítulo de "La granja de Orson", donde era invierno y nevaba, y tenían tanto frío que Orson contaba un cuento donde se describía un clima de playa y todos empezaban a tener calor de solo imaginárselo.

Entonces recibo un mail de alguien que en vez de despedirse de manera clásica o con una frase cursi y trillada, escribe la palabra "beso", 5 veces, con un enter de por medio.

Esta vez no me reconfortó el alma como los mates vituales. Esta vez, este ser creativo, ingenioso y dulce de leche, me creó la necesidad de sentirlos en forma concreta.

Si viviera en la época en la que El Demoledor sale de la crioprisión, viviría pagando infracciones...

lunes, 28 de diciembre de 2009

Animalada

Una zorra imaginaria.
Una perra lúdica.
Una serpiente alquimista.
Una yegua de largo.
Una ternera boba.
Una elefanta bibliotecaria.
Una rata pública.
Una cebra fugitiva.
Una osa sin cargo.
Una gata flora.
Una mona loca.
No.

lunes, 21 de diciembre de 2009

Cáspita!

El otro día soñé que tenía caspa. Un casco grueso de caspa. Si, ya sé, es un asco, pero soñé eso, qué voy a hacer? No puedo poner "El otro día soñé que tenía Pityriasis Simplex"... (Gracias Google, alabado seas!)
En fin, todavía me acuerdo del sueño como si hubiese sido real: me separo una capa gruesa del cuero cabelludo con las uñas, mi pelo se escurre, y cuando termino de extirparla se me desgrana en las manos como un polvorón marmolado de panadería de barrio.
En el sueño estaba mi madresanta, y yo le mostraba la cabeza y le decía: -"Mirá, !! Se me están condensando las ideas!!"-.
Parecía un buen indicio. Pero después me enteré de esto:

"Si sueña que tiene caspa, significa que puede estar mal utilizando sus energías. Lleva algún tiempo sufriendo estrés y tensión. Debería reconsiderar la forma en la que abarca un problema actual. Soñar con caspa también puede significar que le falta auto estima".
Entonces, releamos:
"Si sueña que tiene caspa, significa que hace mucho que busca departamento muy quisquillosamente. Lleva algún tiempo harta de hablar con inmobiliarias y visitar pocilgas. Debería reconsiderar la forma en la que busca mudarse. Soñar con caspa también puede significar que ninguna vivienda quiere ser habitada por usted".
Quedó claro?
Si, si, me quedó clarísimo.
Excepto la parte de "Debería reconsiderar la forma en la que busca mudarse"...

Quiero llorar!!!

jueves, 17 de diciembre de 2009

Amuleto

· Escudo de defensa contra las energías negativas.
· Impartidora de respeto.
· Otorgadora de fuerza para superar las provocaciones y obstáculos.
· Alentadora de cambios hacia niveles de conciencia más enriquecedores.
· Expansora de la consciencia y la evolución interior.
· Buscadora de la verdad.

· Favorecedora de la superación de circunstancias adversas o confusas.
· Capacitadora para ver la realidad y la verdadera cara de las personas.
· Neutralizadora de energías ambientales.
· Alineadora de cuerpos físicos, mentales y espirituales.
· Destructora de las ilusiones de la materia y del ego.
· Transmisora de amabilidad, cortesia, afecto y convivencia pacifica.
· Combatiente de melancolia o depresion.
· Aumentadora de la capacidad de discernir y tomar decisiones acertadas.

· Acrecentadora de la sabiduria y la agudeza mental.

lunes, 14 de diciembre de 2009

Y todo lo demás también

Te amo. Te estimo. Te adoro. Te aprecio. Te valoro. Te extraño. Te quiero. Te disfruto. Te aprendo. Te conozco. Te enseño. Te ayudo. Te abrazo. Te beso. Te gozo. Te divierto. Te enrosco. Te reclamo. Te peleo. Te odio. Te lloro. Me acariciás. Nos reímos. Y te vuelvo a amar.
Y todo lo demás también. Una y otra vez.

viernes, 11 de diciembre de 2009

Please A Little Respect

Hace unos días estuve por acá. Después de eso, el otro día, vi a una señora dejar un sorete enorme de su superperro en la vereda... de la casa de su vecino de al lado! Qué caradura!
Y no me animé a decirle nada, solo me imaginaba levantando la cacona con la mano y untándosela a la señora cualsifuera una tostada.
Ahora siempre llevo conmigo una bolsa. Para estamparle la mierrrrrda en la ropa sin ensuciarme!

martes, 8 de diciembre de 2009

Ralph

Este es el segundo cuadro que pinté desde que me animé a hacerlo sobre lienzos. Todavía no tengo ninguno en mi casa, todos siempre fueron regalados. Por amor.

Este fué para una persona MUY especial. No les voy a hablar de nostalgias (la noche de su cumpleaños, en Casa MB; la imagen que se formó en mi cabeza cuando me contestó que sí a mi pregunta: "Cristus lo tocó?" y me agarró un escalofrío; millones de mensajes de textos guardados que se habrán perdido en todas las pérdidas de celulares de cada una; noches de vinilos nuevos; mañanas de desayunos con Cristus y Abuela Carmen; un picador caído en un sótano; Nag Champa...), simplemente, si se la cruzan en algún subterráneo, o en la calle, (aunque puede ser en cualquier lugar de este universo infinito), no se pierdan de conocer la pureza de sus enormes ojos CyanN.

jueves, 3 de diciembre de 2009

Domingo

Mediodía. Abro un ojo y casi veo un mensaje de texto. "Te llegó mi msj ayer?? Contesta!!".
Media hora después abro el otro ojo y casi veo otro. "Y? Venís?".
Sigo acostada. No sé si durmiendo, pero soñando algo que me hace feliz. Cuando abro los 2 ojos a la vez se me va la sonrisa de la cara. Ocho llamadas perdidas. Afuera discusión. Miro la hora y son casi las cuatro de la tarde, así que me levanto de la cama y me voy a bañar.
Me hago pis en la bañera y se me apaga el calefón, maldición. Interrumpo los gritos para pedir ayuda. Ahora si... qué placer una ducha caliente...
Me termino de enjuagar el shampoo y se vuelve a apagar! Debe ser por el viento. Esta vez no puedo interrumpir porque la cosa se puso candente, así que me pongo el camisón sobre el cuerpo mojado y voy al lavadero. Vuelvo a la ducha. Ahora si... qué placer una ducha calentita...
Me visto, me miro en el espejo, me cambio. Tres veces.
Dejo en la mesa dos chocolates y un cartelito que dice "los quiero".
Salgo sin paraguas. Bajo el ascensor con el pucho prendido, me cago en los vecinos. Camino por Boedo buscando un lugar donde comprarme zapatillas (todavía no sé cuáles, trato de concentrarme en eso a cada paso, pero cuesta).
No garúa, no llueve, no diluvia. Simplemente llovizna copiosamente, una lluviecita genérica. Gotas medianas en tamaño, cantidad, intensidad y fuerza. Hice bien en salir sin paraguas.
Los únicos negocios abiertos son la farmacia y un supermercado. Cuando paso por la puerta del super y veo que tiene sección electrodomésticos, me olvido de las zapatillas. "Cuánto estará un secador de pelo con difusor?"...
Vuelvo por el mismo camino y esta vez noto que la panadería también está abierta, así que llamo por teléfono y pregunto si van a salir.
Camino para la casa con 16 facturas y comiendo un sánguche de miga. No sé por qué elegí el de aceitunas.
Miramos una película bizarra los 3, tomando mate. La enganchamos empezada porque el cable está enganchado. Ya se amigaron.
Fumamos unas tucas. Al toque prendo un pucho, ojeo una revista de mala muerte. Llego a la página de los juegos y directamente leo las respuestas. Mejor me vuelvo a acostar.
Ocho mensajes de texto no dicen nada. No son lo que esperaba.
Todo el día tuve esa taquicardia suavecita pero notoria que te provoca la resaca. Ahora toma ritmo de tic tac de reloj de mi abuelo. Entre pulmón y pulmón tengo una criatura intracorporal, que con dos deditos toma la piel de mi pecho desde adentro y la empieza a retorcer como quien escurre un trapo de piso. Desde afuera luce como el agua de una pileta que se desagota.
Me dije: "Cómo pega este porrito!". Pero no es verdad porque en seguida se me empiezan a humedecer los ojos e inmediatamente estoy llorando a lágrima viva, con ese tipo de congoja que parece que alguien te está zamarreando.
Las gotas caen limpias y tibias desde el ojo izquierdo, usando la nariz como un tobogán, se deslizan por la mejilla derecha y aterrizan en la almohada. Las vagas del otro ojo van sin escalas. No más de una onza y suena el celular...

-"Qué hacés, Vale?"-

-"Bien, en qué andás?"-

-"Acostada"-

-"Dormías?"-

-"Algo así..."-

-"Dormiste todo el día, no?"-

-"Casi"-

-"Entonces estás llorando"-

-"Puede ser, es domingo"-.