lunes, 9 de noviembre de 2009

Se dice de mi...

Mientras voy creciendo, me voy encontrando fortuitamente con gente de muchos colores y dialectos que, al no conocerme desde siempre como los amigos que acostumbro frecuentar, me enumeran defectos que ven en mi: frialdad, cálculo, enroscadez, ridiculez, lentitud, pasión, habladurismo al pedo, emotividad, sarcasmo, putéz, ironía, amabilidad, obstinación, paciencia, gataflorismo, verborragia... entre otras, no?
Y a su vez, otros se empeñan en que me entere que les caigo bien y me adulan por lo alto: frialdad, cálculo, enroscadez, ridiculez, lentitud, pasión, habladurismo al pedo, emotividad, sarcasmo, putéz, ironía, amabilidad, obstinación, paciencia, gataflorismo, verborragia... entre otras, no?
Y algunos otros, los que son medianamente sinceros, los que pasan un tiempo considerable como para reconocerlos pero no para recordarlos, a quienes menos llamo ni para salir ni cuando estoy mal, como les chupa un huevo todo lo demás, solamente me dicen al verdad de lo que perciben: frialdad, cálculo, enroscadez, ridiculez, lentitud, pasión, habladurismo al pedo, emotividad, sarcasmo, putéz, ironía, amabilidad, obstinación, paciencia, gataflorismo, verborragia... entre otras, no?

Aunque puede ser que TODO sea inverosímil... Incluso esto.

1 comentario:

  1. A lo mejor hay un poco de todo y nada de nada, es un colage. Saludos Kiú!!!

    ResponderEliminar

Largue todo eso que tiene para decir!!